• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Estados Unidos anunció este miércoles sanciones contra empresas chinas por comprar petróleo iraní, incrementando la presión sobre la república islámica a pesar de los esfuerzos de países europeos por lograr un diálogo entre Washington y Teherán.

En declaraciones a un grupo de presión que se opone al régimen iraní al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas, el secretario de Estado Mike Pompeo, dijo que las acciones fueron en respuesta a violaciones de sanciones unilaterales de Estados Unidos.

"Hoy estamos imponiendo sanciones a algunas entidades chinas por transportar deliberadamente petróleo desde Irán, en contravención de sanciones estadounidenses", dijo Pompeo.

"Le decimos a China y a todos los países: sepan que sancionaremos cualquier violación de nuestras sanciones para cada actividad", agregó.

Dijo que se estaban imponiendo sanciones tanto a las empresas como a sus directores ejecutivos.

Pompeo también anunció "nuevas medidas" que no detalló, para "separar a los Guardianes de la Revolución", una unidad de elite del ejército de la República Islámica, "de la economía iraní".

"Estados Unidos intensificará nuestros esfuerzos para educar a los países y a las empresas sobre el riesgo de hacer negocios con las entidades IRGC (siglas en inglés de los Guardianes), y los castigaremos si persisten en desafiar nuestras advertencias", dijo Pompeo.

La medida se produce en momentos en que Francia lidera los esfuerzos de última hora para organizar una reunión en Naciones Unidas entre el presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo iraní, Hasan Rohani, para calmar las tensiones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que no es necesario alcanzar un acuerdo comercial con China antes de las elecciones de 2020, calificando al pacto como "complicado", en tanto destacó la salud de la economía estadounidense.

El mandatario republicano, que a principios de 2018 dijo que las guerras comerciales eran "buenas y fáciles de ganar", es consciente de que este tema causa nerviosismo en los mercados financieros y suscita preocupación por el crecimiento de Estados Unidos.