• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Web

El gobierno de Estados Unidos avanza en su agenda prevista para la 74 Asamblea General de la ONU que tiene lugar en Nueva York, incluyendo temas como la crisis en Venezuela y el tratamiento en política exterior hacia países como China, Irán y Corea del Norte.

En conversación con la Voz de América, la portavoz del Departamento de Estado, Namita Biggins, dijo que el discurso del presidente Donald Trump, el martes, esbozó lo que es más importante para Estados Unidos en este momento.

El derecho a la libertad

El presidente Trump aludió el martes a la situación en materia de derechos humanos y falta de libertades en países como Cuba y Venezuela. Dijo que el socialismo y el comunismo "destruyen a los pueblos y las sociedades".

También afirmó que el socialismo no se instalará en Estados Unidos.

"La importancia de la libertad, de la soberanía de los países, trambién del crecimiento económico y de la prosperidad son prioridades de Estados Unidos", expresó Biggins.

En un evento paralelo previo al debate general que comenzó el martes en la ONU, Trump instó a todas las naciones a que se unan urgentemente para defender el respeto a la libertad religiosa en el mundo.

"Hoy le pido a todas las naciones que se unan de forma urgente a esta obligación moral. Le pedimos a los gobiernos del mundo que también respeten el derecho de todas las personas de seguir su conciencia, vivir por su fe y también dar gloria a Dios", dijo Trump.

Salidas pacíficas a las crisis

Biggins se refirió a que Estados Unidos quiere dejar claro cómo espera, por ejemplo, resolver las crisis en países como Venezuela.

"Queremos subrayar que deseamos una solución pacífica y vamos a seguir apoyando al pueblo de Venezuela para que retome la democracia en su país", afirmó.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

El gobierno de Trump, por ejemplo, anunció el martes que entregará unos 52 millones de dólares a la oposición venezolana que lidera el jefe de la Asamblea Nacional venezolana y presidente interino de ese país, Juan Guaidó, como muestra de apoyo adicional a las medidas de presión que ejerce contra el disputado gobierno de Nicolás Maduro.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, según sus siglas en inglés) informó que el financiamiento se destinará a medios independientes, la sociedad civil, el sector de la salud y la Asamblea Nacional controlada por Guaidó.

No queremos enemigos permanentes

Resaltó las recientes sanciones impuestas en contra de empresas que están ayudando en el sector petrolero al gobierno en disputa de Maduro. Biggins también explicó el tipo de relaciones que la administración Trump busca establecer.

"Queremos amistades, no queremos enemigos permanentes, así que vamos a enfocarnos en soluciones pacíficas y vamos a seguir trabajando con países que verdaderamente quieren que haya paz", expresó la portavoz estadounidense.

La vocera del Departamento de Estado explicó que Estados Unidos "busca evitar una confrontación bélica".

Entre los que se oponen a la proyección de Estados Unidos en la 74 Asamblea General de la ONU está el canciller del gobierno en disputa de Venezuela, Jorge Arreaza, quien ha dicho que como país anfitrión, las autoridades estadounidense "ni siquiera respetan los acuerdos que debe respetar".

"En el caso del canciller de Irán, tiene dos rutas, no puede salir de su misión por otra ruta. ¿Qué es eso? Por algo está Naciones Unidas en Nueva York".

"Entonces, o respetan el multilateralismo o que no la respeten (...) y que se vaya la sede de Naciones Unidas de aquí. Podemos ponerla en Beijing, podemos situarla en Moscú", dijo Arreaza, aludiendo a dos de sus principales aliados en el mundo.