• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decretó este miércoles la prohibición de entrada a Estados Unidos de altos funcionarios de Venezuela y de Irán y de sus familiares.

"He decidido en el interés de Estados Unidos tomar medidas para restringir y suspender el ingreso a los Estados Unidos, como inmigrantes o no inmigrantes, de funcionarios de alto rango del régimen de Nicolás Maduro", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Según el decreto, están afectados miembros del gobierno de Maduro desde el rango de viceministro, todos los oficiales del ejército, la policía, la Guardia Nacional, desde el rango de coronel, todos los miembros de la Asamblea Constituyente y sus familias inmediatas.

Al margen de la Asamblea General de la ONU, Trump, denunció "una tragedia de proporciones históricas" en Venezuela pero prometió que los venezolanos "serán libres", al discutir la crisis en el país con gran parte de sus colegas latinoamericanos.

La Casa Blanca anunció en un comunicado una medida similar para los altos funcionarios iraníes, en el marco de su estrategia de "máxima presión" contra Teherán.

Nicolás Maduro/Archivo/END

La provisión contempla excepciones, como personas con residencia permanente en Estados Unidos y beneficiarios de estatuto de asilo.

"Todas las opciones"

Julio Borges, el encargado de la diplomacia del líder opositor Juan Guaidó, insistió en la reunión que "ninguna opción debe ser descartada para librar a Venezuela y la región del régimen corrupto", y dijo que en el último año el gobierno de Maduro "mató a un ciudadano cada dos horas".

"Dicen que mantener abierta todas las opciones es peligroso. Presidente (Trump), la evidencia muestra que lo peor que puede pasarle a Venezuela es que nada pase. Lo que es realmente peligroso, lo que es inaceptable, es tener un régimen que desestabiliza a toda la región y que hoy está matando de hambre a 35 millones de personas", afirmó Borges.

Hace un año, en la anterior cita anual de los líderes mundiales en la ONU, Trump aseguró que no descartaba una opción militar en Venezuela, aunque su gobierno asegura que apoya una transición pacífica a la democracia y ahora presiona por más sanciones de Europa y Latinoamérica contra funcionarios del gobierno venezolano.

El gobierno de Trump y otros 54 países reconocen a Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, como presidente interino. Insisten en que Maduro debe dejar el poder y convocar a elecciones, pero las negociaciones entre gobierno y oposición no han dado fruto y fueron interrumpidas.

Borges llamó a todos los países de la región a sancionar también a Cuba.

Julio Borges, el encargado de la diplomacia del líder opositor Juan Guaidó. Archivo/END

Los presidentes de Cuba y Venezuela no acudieron este año a la Asamblea General. Guaidó envió a una delegación con una nutrida agenda al margen de la mayor cumbre diplomática mundial.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, que asiste a la Asamblea General, dijo en Twitter que el encuentro de Trump con "mandatarios subordinados" fue una "reunión de la vergüenza".

"Desde hace 70 años Colombia ha sido la principal amenaza a la paz regional", dijo Arreaza a periodistas en la ONU.