• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Web

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció el martes una “consulta formal de destitución” al presidente Donald Trump, intensificando la confrontación entre legisladores demócratas y la Casa Blanca sobre una presunta actividad ilícita del presidente.

El anuncio fue posterior a la divulgación de que Trump pidió al presidente Ucraniano durante una llamada telefónica el 25 de julio que investigada al candidato demócrata y expresidente Joe Biden y a su hijo Hunter.

Estos son los nueve puntos que usted debe saber sobre la intensa controversia de destitución:

¿Qué es un proceso de destitución?

Se refiere a un proceso constitucional para remover de su puesto a un presidente en turno. La Constitución de Estados Unidos da al Congreso el poder de destituir a un presidente por “traición, soborno u otros delitos graves y faltas”. Como no existe una definición única de la frase “delitos graves y faltas”, se considera en general que esto incluye acciones que violan el juramento presidencial y la confianza del público. El proceso de destitución comienza con cargos formales presentados en la Cámara de Representantes y termina con un juicio en el Senado, donde dos tercios de los senadores deben votar a favor de declarar culpable al presidente.

Este sería el cuarto intento de destitución en el Congreso en la historia de Estados Unidos. Los presidentes Andrew Johnson y Bill Clinton fueron acusados y llevados a un juicio en el Senado, que los absolvió. El presidente Richard M. Nixon renunció antes de ser llevado al proceso de destitución en la Cámara Baja.

¿Qué sucedió el martes?

Para aclarar, lo que hizo Pelosi fue emprender ciertas acciones contra Trump. Al ordenar una consulta de destitución, Pelosi agrupó media docena de investigaciones bajo un nuevo epígrafe. Ella dio instrucciones a los presidentes de seis comités de la Cámara (Inteligencia, Judicial, Supervisión del Gobierno, Asuntos Extranjeros, Medios y Arbitrios, y Servicios Financieros) de acelerar sus investigaciones para determinar si se puede destituir a Trump.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Archivo/END

¿Por qué Pelosi actuó ahora?

Por muchos meses, Pelosi resistió los llamados de muchos miembros liberales de su partido para destituir al presidente. El punto crítico ocurrió cuando detalles de la llamada de Trump al presidente de Ucrania y una denuncia de un funcionario de inteligencia anónimo se filtraron este mes. Entonces, un grupo de ocho demócratas moderados que antes se oponían a un proceso de destitución escribieron una columna esta semana en que dijeron que ahora favorecían el procedimiento.

¿Cómo impactará esto a las investigaciones en curso?

La Administración Trump hasta ahora se ha negado a cooperar con seis paneles de investigación, rechazando citaciones para presentar documentos y testigos. Con el lanzamiento de una consulta de destitución, las cortes estarán más dispuestas a fallar a favor de citaciones del Congreso, según Susan Low Bloch, una académica constitucional de la Georgetown University.

¿Cuáles son los artículos del proceso de destitución y cómo puede la Cámara usarlos contra un presidente?

Los artículos de Proceso de Destitución son cargos formales presentados contra un presidente en la Cámara de Representantes. Una votación con mayoría simple es necesaria para aprobar un artículo de procedimiento de destitución. En el caso de Bill Clinton en 1998, la Cámara consideró cuatro artículos de destitución, pero a la larga aprobó dos, acusándolo de mentir a un jurado de instrucción y obstrucción de la justicia.

¿Cuán cerca estamos de una votación del Comité Judicial de la Cámara y de acciones de toda la Cámara de Representantes?

Con la Administración tratando de obstaculizar las investigaciones, el proceso de destitución probablemente se alargue por meses. Incluso si las cortes fallan a favor de la Cámara, la Casa Blanca podría llevar el asunto hasta la Corte Suprema, donde dominan los jueces designados por republicanos. Un proceso de destitución no es algo dado por hecho, dice Norman Ornstein, un miembro del conservador American Enterprise Institute.

Senado de Estados Unidos. Archivo/END“Lo que tenemos es un proceso que trata de alargar todo esto por el mayor tiempo posible”. Lo que quiere decir es que no debemos esperar un proceso de destitución de la Cámara de Representantes en un futuro cercano.

¿Qué es el proceso de juicio en el Senado?

Una vez que la Cámara de Representantes apruebe uno o más artículos de procedimiento de destitución, el proceso pasa al Senado, donde se celebra un juicio. Este es presidido por el presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos. Los miembros del Comité Judicial de la Cámara de Representantes son los fiscales, mientras que el presidente es representado por sus abogados defensores. Hacen falta dos tercios de los senadores para declarar culpable al presidente de cada cargo. Los republicanos tienen ahora una mayoría en el Senado de 53 a 47. Si el presidente fuera declarado culpable, sería destituido de su cargo y reemplazado por el vicepresidente.

¿Cuál es el objetivo de tratar de destituir al presidente si el Senado controlado por los republicanos no declarará culpable a un presidente republicano?

Es una pregunta que a veces sale a relucir y fue hecha a Pelosi el martes después de anunciar la consulta de destitución. Para muchos demócratas, todo se reduce a una cuestión de principios, después de haber jurado defender la Constitución y proteger la república, dice Melanie Sloan, una asesora de alto rango de American Oversight, un organismo no partidista de supervisión de ética.

¿Y no se arriesgan los demócratas a consecuencias políticas?

Con solo un 6% de los votantes republicanos a favor de un proceso de destitución y la mayoría de los senadores republicanos del lado del presidente, la posibilidad de un proceso de destitución fallido podría salirle mal a los demócratas, al permitir que Trump se proclame vindicado y mejore sus perspectivas para su reelección en 2020. Clinton sobrevivió al proceso de destitución y vio a su partido conquistar una victoria en las elecciones de medio término siguientes.