elnuevodiario.com.ni
  •   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El órgano público que regula las telecomunicaciones en Venezuela (Conatel) abrió un nuevo procedimiento contra la televisión privada Globovisión por su presunta contribución en la comisión de delitos, según imágenes y declaraciones del mismo canal difundidas hoy. "La situación es bastante confusa. Nos comunican la apertura del cuarto procedimiento sancionatorio que se suma a los tres que ya tenemos abiertos, pero éste se diferencia porque busca que se determine la responsabilidad penal de Globovisión", explicó Ana Cristina Núñez, consultora jurídica del canal privado.

Según la experta, si la Fiscalía determina que hubo un delito porque la cadena es responsable, ha contribuido o permitido que se cometa un crimen, su concesión podría ser "revocada", lo cual implicaría el cierre del canal.

Trabajadores de Conatel visitaron el canal para comunicar oficialmente la apertura de este nuevo expediente, se observó en imágenes de televisión. Según Núñez, en el texto se citan varios casos concretos, como por ejemplo unas declaraciones del director de un periódico local en un programa de Globovisión en octubre de 2008 afirmando que el presidente venezolano Hugo Chávez va a terminar como Benito Mussolini "colgado y con la cabeza para abajo". Según Conatel, la cadena, al prestar su espacio para que esta persona hiciera estas declaraciones, podría haber incurrido en un delito, algo que el ministerio Público debe ahora determinar.

"¿Este es el diálogo que el presidente (Chávez) estaba planteando? Parece que no (...) El gobierno tomó la decisión de quitarse de encima este fastidio, esta piedrita en el zapato", declaró el director de Globovisión, Alberto Federico Ravell. Globovisión es una cadena de 24 horas de información muy crítica con el gobierno. En las últimas semanas Chávez intensificó sus reproches contra el canal, al que calificó de "terrorista" mediático, y recordó que el Estado es quien concede las licencias de transmisión.

A principios de junio, el canal recibió la notificación de dos multas por un monto de 3,1 millones de dólares. Paralelamente, su presidente, Guillermo Zuloaga, ha sido imputado por usura en un caso relacionado unos automóviles procedentes de dos concesionarios de su propiedad.