•   Des Moines, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El pequeño estado rural de Iowa celebra este jueves la cita que da inicio al proceso de selección de los candidatos con que los partidos Demócrata y Republicano disputarán en noviembre la presidencia de Estados Unidos.

Entre los demócratas, los tres favoritos marchan cabeza a cabeza, según los últimos sondeos. Se trata de la senadora por Nueva York Hillary Clinton, su homólogo por Illinois Barack Obama y el ex senador de Carolina del Norte John Edwards, quienes lanzaron sus últimos esfuerzos para convencer a los indecisos, a escasas horas de que se abran los 1.800 centros de votación.

Del lado republicano, los dos favoritos -el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee y su colega de Massachusetts Mitt Romney- también corren cabeza a cabeza en medio de una campaña cargada de agresiones.

Durante meses, los candidatos recorrieron sin descanso la tierra que vio nacer al legendario actor John Wayne. Y sin ahorrar tiempo ni dinero, dados los más de 40 millones de dólares invertidos en campaña publicitaria.

El senador demócrata Barack Obama sacó una ligera ventaja en intenciones de voto para los caucus de Iowa, mientras que el republicano Mike Huckabee tendría seis puntos más que su rival Mitt Romney, según un sondeo difundido por TV este jueves.

Obama recibe 31% de las intenciones de voto, según un sondeo de la firma Zogby difundido por C-Span. Le lleva cuatro puntos a Edwards (27%) y siete a Clinton (24%).

"Clinton se encuentra claramente en baja, pero no es espectacular. Las diferencias entre estos tres candidatos muestran que la carrera sigue siendo muy estrecha", dijo John Zogby, quien dirige el instituto que realizó la encuesta.

Entre los republicanos, el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee confirma su ventaja, con 31% de las intenciones de voto, contra 25% del ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney.

Este pequeño estado de tan sólo tres millones de habitantes suele ser clave para las elecciones presidenciales pese a no ser en absoluto representativo del resto del país con su alto índice de agricultores y jubilados y bajo índice de minorías étnicas entre sus pobladores.

Su sistema de votación en caucus -asambleas de electores- constituye a la vez un ejemplo de democracia directa y un verdadero rompecabezas burocrático.

Los electores deben presentarse a votar todos al mismo tiempo y no a la hora que les conviene, como sucede en las elecciones generales o en las primarias en otros estados. Además, sólo pueden participar los que son miembros del Partido Demócrata o Republicano, pero la noche de la votación no pueden afiliarse a un partido o cambiar de afiliación.

Los demócratas inician sus caucus a las 18H30 locales (00H30 GMT del viernes) y los republicanos a las 19H00 (01H00 GMT). En ambos casos, el sol ya se habrá puesto y la temperatura estará por debajo de los -10° C. Las asambleas duran entre una y dos horas.

El fracaso en Iowa puede ser fatal para los aspirantes a la investidura partidaria para la carrera por la Casa Blanca. Y el éxito podría constituirse en un formidable trampolín, dado que cinco de los siete últimos vencedores en los caucus de Iowa resultaron ganadores de la candidatura presidencial de sus respectivos partidos.

De hecho, los caucus benefician a quienes terminan mejor ubicados de lo previsto y perjudican a los que reciben una votación decepcionante.