•  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Sudán anunció hoy la formación de una comisión especial para investigar el asesinato del diplomático estadounidense John Michael Granfield, perpetrado por un grupo armado ayer, martes, en Jartum.

Según fuentes oficiales sudanesas, el comité estará integrado por representantes de los ministerios de Justicia, Interior, y Asuntos Exteriores, además del departamento de Seguridad Pública y los servicios secretos del Ejército sudanés,

Granfield, el conductor del coche en el que viajaba, y un ciudadano sudanés identificado como Abdelrahman Abás, murieron ayer por los disparos realizados por desconocidos desde un vehículo en el barrio de al Riyad, en Jartum.

Por su parte, la Policía sudanesa informó hoy en un comunicado de que "interroga a varios testigos del suceso y de que las investigaciones proseguirán a la luz de los testimonios que surjan".

En tanto, Roberto Pauls, encargado de negocios en funciones de la embajada estadounidense en Jartum, afirmó hoy en una rueda de prensa que Sudán y EEUU "colaborarán estrechamente para capturar a los culpables" del asesinato de Grandfield.

El diplomático, que hizo esa declaración tras entrevistarse con el ministro sudanés de Exteriores, Deniq Alor, mostró su esperanza de que "las autoridades sudanesas lograrán informaciones para detener lo antes posible a los responsables verdaderos del homicidio".

El atentado se produjo cuando Granfield, de 33 años, salía con su vehículo oficial de la embajada británica, tras participar en las celebraciones por el Año Nuevo junto a otros representantes extranjeros en Jartum.

Según un breve comunicado difundido ayer en el hospital Fadil, donde fue ingresado, antes de su defunción el diplomático fue intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones debido a las heridas causadas por seis disparos recibidos en el hombro, el abdomen y una mano.

El funcionario trabajaba para el programa de ayuda internacional de los Estados Unidos (USAID).