elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Veintitrés personas, entre las que figuran cinco civiles y otros tantos soldados, tres de ellos alemanes, perdieron la vida en diferentes actos violentos cometidos por los insurgentes en el territorio afgano, afirmaron hoy las autoridades afganas y las alemanas. En la localidad oriental de Ghazni murieron dos civiles cuando un kamikaze hizo estallar una camioneta bomba al paso de un convoy del ejército estadounidense sin que haya que lamentar víctimas entre las fuerzas internacionales, declaró el portavoz de la provincia Ismail Jahangir. Los talibanes reivindicaron el ataque.

En la misma provincia los rebeldes tendieron una emboscada a dos vehículos policiales matando a un agente, agregó Jahangir. Al norte, en la provincia de Jawzjan, una bomba casera estalló al paso de un vehículo de una ONG matando a tres civiles afganos, según el jefe de la policía provincial Mohammad Ibrahim, que acusa del atentado a los talibanes, quienes niegan estar implicados.

También en el norte, tres soldados alemanes murieron en un ataque contra su patrulla cerca de la ciudad de Kunduz, capital de la provincia epónima, anunció un portavoz del ministerio de Defensa alemán. Un portavoz de los talibanes, Zabihulá Mujahid, reivindicó el ataque diciendo que "habían matado a diez soldados alemanes".

Estas tres muertes elevan a 152 el número de militares extranjeros fallecidos en lo que va de año en Afganistán, donde la violencia se ha multiplicado desde hace dos años pese a la presencia de casi 90.000 soldados de las fuerzas internacionales, según un recuento establecido a partir del sitio icasualties.org.

En el sur, tres policías fallecieron al estallar una bomba al paso de su patrulla en la provincia de Kandahar, según el jefe de la policía provincial Mutaihulá Khan Qateh. Y en la provincia occidental de Farah, nueve insurgentes y dos soldados afganos murieron en combates, según el portavoz castrense Abdul Basir Ghori.