•  |
  •  |
  • AFP

El constructor estadounidense de aviones Boeing manifestó hoy que postergará el primer vuelo de su 787 Dreamliner, ya aplazado en diciembre pasado, y precisó que llevará "varias semanas" fijar el calendario para las primeras entregas del aparato. El grupo, que postergó por quinta vez el calendario del 787 Dreamliner desde el lanzamiento del programa en 2004, justificó este nuevo retraso por "una necesidad de reforzar una zona en una sección del fuselaje", según un comunicado.

Boeing esperaba realizar el primer vuelo el 30 de junio en un cronograma que terminaría con la entrega al primer cliente All Nippon Airways, ANA en el primer trimestre de 2010. El constructor precisó en un comunicado que "esta necesidad fue identificada durante pruebas recientes" y que "un análisis preliminar mostró que el vuelo de prueba podría tener lugar como previsto este mes" con una solución "temporal".

"Sin embargo, después de haber efectuado pruebas adicionales y de cambiar los planes del vuelo de prueba, se decidió a finales de la semana pasada que el primer vuelo tendría que ser retrasado hasta que se produjera un vuelo de prueba productivo", explicó Boeing. El programa 787, que tiene ya 865 encargos de 56 compañías aéreas, ha sido retrasado varias veces desde 2007 debido a problemas recurrentes. Boeing no fijó una nueva fecha para el vuelo de prueba ni para las primeras entregas, que ya tienen casi dos años de retraso respecto al programa inicial.

El proceso de fabricación estuvo plagado de problemas causados por una compleja "línea de montaje" internacional y una huelga de dos meses de los maquinistas en diciembre pasado. "El primer vuelo y las primeras entregas serán reprogramadas tras haber determinado cuáles son las modificaciones necesarias para el vuelo de prueba", indicó el comunicado.

La noticia era muy mal recibida por el mercado, luego que la dirección de Boeing afirmara apenas la semana pasada, en el salón de la aeronáutica de Bourget, que mantendría su calendario. El título de Boeing perdía 5,80% a 44,18 dólares poco después de la apertura de los mercados en la bolsa de Nueva York.

Enorme apuesta comercial
El 787 es una enorme apuesta comercial para Boeing, cuyos pedidos representan ingresos por 144.000 millones de dólares. Este avión promete el mayor ahorro del mercado gracias a su diseño, materiales y tecnologías utilizadas. El 787 Dreamliner es el primer nuevo modelo de la empresa en más de una década y tiene 50% de compuestos de plástico, comparado con 12% del 777, lo que reduciría el consumo de combustible.

De acuerdo a Boeing el 787 utilizará un 20% menos de combustible que las aeronaves de tamaño similar, lo que también reduciría las emisiones en la misma cantidad. Boeing explicó que actualizará sus finanzas para reflejar cualquier impacto debido a los cambios cuando presente sus beneficios del segundo trimestre de 2009 en julio.