•  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama afirmó ante la presidenta Michelle Bachelet ser partidario de "ir hacia adelante" con países como Chile, donde el gobierno estadounidense tuvo intervenciones controvertidas durante el golpe de Estado de Augusto Pinochet en 1973.

"Soy partidario de ir hacia adelante, no de mirar hacia atrás. Creo que Estados Unidos ha sido una fuerza enorme para bien en el mundo. En ciertas ocasiones nos equivocamos en el pasado, pero creo que lo importante son nuestras políticas actuales", declaró Obama a la prensa. El presidente estadounidense respondió así a la pregunta de si había llegado el momento de pedir disculpas por las repetidas intervenciones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en América Latina, entre ellas Chile.

Obama se mostró interesado, tras la reunión con Bachelet, en cooperar con los países de la región para aprender "cómo mejorar los niveles de vida de la gente común". Bachelet es la segunda mandataria latinoamericana en ser recibida en la Casa Blanca desde que Obama llegó al poder, tras el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

"La forma en que usted desarrolla su liderazgo nos inspira a todos, nos hace sentirnos cómodos, y muy confiados también", señaló Bachelet en la Oficina Oval, en presencia de periodistas. "Seguiremos trabajando en una línea de cooperación triangular con otros países", manifestó Bachelet.

El líder estadounidense, que había felicitado en una rueda de prensa anterior a Chile por la forma en cómo se ha enfrentado a la recesión económica mundial, volvió a reiterar su admiración. Estados Unidos puede "aprender mucho de eso", señaló Obama. "Creo que es bueno para Chile escuchar aquello, porque cuando nosotros lo decimos parece que no los convencemos, pero cuando lo dice el presidente de Estados Unidos parece que es en serio", añadió luego Bachelet, en un encuentro aparte con la prensa.

Ambos países firmaron con motivo de la visita oficial un acuerdo de cooperación sobre energía solar.