•  |
  •  |
  • END

ASUNCIÓN / AFP

El Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, restó credibilidad a una mujer que le reclama ante la justicia una prueba de ADN para comprobar si es el padre de su hijo de seis años, en conferencia de prensa este martes.

“Es el segundo capítulo de esta historia. Vamos a esperar el tercer capítulo, a ver con qué se viene”, señaló con ironía el jefe de Estado, en respuesta a una acusación de Benigna Leguizamón, de 27 años, quien le reclama la paternidad de su hijo Fernandito.

“El obispado era de dos pisos. Me encerró bajo llave en una habitación y allí me sacó la ropa a la fuerza y me sometió. No había cómo escapar de él”, relató en declaraciones a la radio Magnificat de Ciudad del Este, donde vive.

Sus declaraciones fueron reproducidas ayer martes por medios escritos de Asunción.

Esta versión es, según dijo este martes el presidente, un segundo capítulo de una novela cuya primera parte fue el reclamo de paternidad llevado por la mujer a los estrados judiciales.

“Él me pidió que no me enojara. Luego continuó la relación hasta que me quedé embarazada. Allí, él me prometió hacerse cargo”, reveló Benigna. Aclaró que quedó embarazada después de dos años de relación.

El presidente reiteró hoy que asumirá “con transparencia y de cara a la ciudadanía” el proceso judicial.

Preguntado si accederá a la demanda de Benigna que le reclama la prueba de ADN, contestó que “se hará lo que digan los abogados y lo que resuelva la justicia”.

Recusarán a juez

Su abogado, Marcos Fariña, anunció que recusará por segunda vez a la jueza que ordenó al presidente comparecer ante su juzgado de Ciudad del Este para someterse a la prueba. Sostiene que el Presidente de la República, por sus funciones, debe atender en el Palacio de Gobierno.