elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 55 personas, entre ellas siete civiles y 48 insurgentes, murieron en hechos de violencia en Afganistán, anunciaron hoy las autoridades locales. Siete civiles murieron y cuatro quedaron heridos al estallar una mina colocada por los rebeldes en el sur, cerca de Lasjar Gah, capital de la provincia del Helmand, informó el ministerio del Interior en un comunicado.

Helmand es la primera provincia productora de opio del país, el cual es responsable del 90% de la producción mundial. Su tráfico y el de sus derivados, como la heroína, son considerados uno de los recursos de las redes rebeldes.

Los soldados afganos mataron a 48 rebeldes en dos operaciones en el sur del país destinadas a expulsar a los talibanes de sus bastiones antes de las elecciones de agosto próximo, informaron hoy fuentes oficiales y del Ejército. Tropas afganas apoyadas por soldados de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, ISAF, de la OTAN atacaron un escondite rebelde en la provincia de Uruzgán, al sur del país ayer, dejando 23 insurgentes muertos, informó el general Sher Mohammad Zazai

"Hemos llevado a cabo una operación en la zona de Chinarto anoche durante la que hemos localizado un escondite talibán. Hemos matado a 23 combatientes enemigos", precisó Zazai. Entre los muertos en la operación se encontraba un jefe talibán local llamado Mulá Isamaeel, agregó. Aviones de la fuerza de la OTAN participaron en los combates en Chinarto, cerca de Tirin Kot, la capital de la provincia, precisó. Por su parte, el Ministerio de Defensa informó que los soldados afganos habían matado a 25 "terroristas" en una operación que duró tres días en la provincia sureña de Helmand, y que finalizó ayer.

Los talibanes, derrocados a fines de 2001 por una fuerza internacional liderada por Estados Unidos, protagonizan una violenta rebelión contra las autoridades gubernamentales y sus aliados occidentales. Las violencias de los insurgentes afganos se multiplicaron en los últimos dos años, a pesar de la presencia de casi 90.000 soldados extranjeros.