•  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, propuso hoy en la ONU suprimir al Fondo Monetario Internacional (FMI) y reemplazarlo por mecanismos de solidaridad regionales que no apliquen condicionamientos perjudiciales para los países en desarrollo. "Por todo el daño que ha hecho esa institución internacional, lo mejor es extinguirla del planeta", expresó Correa a la prensa en la ONU, donde participó en una conferencia destinada a discutir el impacto de la crisis económica mundial.

"Este objetivo será imposible sin que contemos con nuestra propias arquitecturas financieras internacionales", agregó, invitando a fortalecer los mecanismos existentes dentro de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe (ALBA).

Según Correa, que también presentó su propuesta ante el pleno de la Asamblea general de la ONU, "parchar el sistema de Bretton Woods (el FMI y el Banco Mundial), que no controlamos, no tiene sentido para los países del sur". Mientras siga existiendo el FMI, Correa afirmó que todos los recursos nuevos que se le entreguen deben destinarse a "un nueva facilidad de emergencia, ágil y sin las condicionalidades del ajuste tradicional".

El mandatario dedicó buena parte de sus intervenciones en la sede de la ONU a explicar la política de reapropiación de Ecuador de sus propios recursos y a pronunciar una crítica abierta del sistema capitalista. Dijo que era necesario "una lógica de acción colectiva y de justicia en vez de una lógica de mercado", pero invitado a mencionar un ejemplo de modelo económico alternativo, citó el caso de los países escandinavos, todos integrados al sistema capitalista.

Correa es el único presidente sudamericano que participó en la reunión de la ONU, boicoteada por los países idustrializados, que enviaron representantes de bajo nivel. Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales, cancelaron a último momento su participación. Los países en desarrollo, que componen la amplia mayoría de la Asamblea de 192 integrantes, argumentan que están pagando el precio de una crisis que fue creada por el mundo desarrollado.

Defiende relación con Irán
Durante la rueda de prensa, Correa defendió además el derecho de su país a mantener relaciones con los países que estime conveniente, incluyendo Irán. "Yo no tengo que pedir permiso a nadie para tener relaciones con Irán", apuntó Correa, antes de agregar con ironía: "Dejaré de tener relaciones con Irán cuando Estados Unidos deje de tener relaciones con Arabia Saudita".

Por otro lado, Correa aclaró que tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, "la relación ha mejorado mucho" con Ecuador.