•  |
  •  |
  • AFP

El candidato derrotado en las presidenciales iraníes Mir Hosein Musavi rechazó hoy participar en la comisión del Consejo de los Guardianes por no considerarla independiente para investigar los resultados electorales, y sigue pidiendo la anulación de los comicios.

El líder del movimiento opositor a la reelección del presidente Mahmud Ahmadinejad estimó que la comisión que debe preparar un informe sobre las elecciones no podía hacer "una valoración justa", según la página internet de su campaña. "El Consejo de los Guardianes y sobre todo una comisión nombrada por el Consejo no puede lograr una valoración justa", afirmó Musavi, en la página web de su periódico Kalemeh. "Insisto de nuevo en la anulación de los resultados de las elecciones como la forma más apropiada de salir del problema", añadió.

El Consejo de los Guardianes de la Constitución, órgano que supervisa las elecciones y valida los resultados, anunció ayer la creación de una comisión especial que incluye representantes de los candidatos y que tiene que preparar un informe sobre los comicios, aunque ya descartó que hubiese fraude. La comisión debe contar de nuevo el 10% de las papeletas.

El Consejo llamó a los candidatos "Mir Hosein Musavi y Mehdi Karubi a presentar sus candidatos en 24 horas para que no haya más ambigüedades ni interrogantes sobre el tema de las elecciones". "Sugiero que se lleve el caso a un órgano (...) respetuoso de la 'sharia', legal e independiente, aprobado por todos los candidatos y apoyado por estos altos responsables religiosos que intentan resolver el caso", replicó hoy Musavi.

El Consejo de Discernimiento, órgano supremo de arbitraje político iraní presidido por el ex presidente reformista Akbar Hachemi Rafsanyani, urgió a "todos los candidatos a cooperar al máximo con el Consejo de los Guardianes de la Constitución", según un comunicado citado por la agencia Isna. El órgano que asesora al guía supremo, el ayatolá Alí Jamenei, también pidió "un examen preciso de todas las quejas y protestas y responder a las ambigüedades" que rodean los comicios.

Ahmadinejad arremete de nuevo contra Obama
En el terreno diplomático, el presidente Ahmadinejad arremetió de nuevo contra su par estadounidense Barack Obama, que se había declarado "indignado" por la represión de las manifestaciones. "Habló de reformas y de cambio. ¿Por qué interviene entonces en los asuntos internos iraníes y hace comentarios contrarios a las normas y a la cortesía?", se preguntó.

Denunció asimismo las "declaraciones insultantes de algunos responsables occidentales" sobre Irán y advirtió que aprovecharía su presencia "en todas las instancias internacionales para hacer un juicio" a estos mandatarios.

Reunidos en la localidad italiana de Trieste, los cancilleres del G8 pidieron ayer el fin de la violencia y urgieron al régimen iraní a respetar "el derecho de expresión". Al menos 20 personas murieron en las manifestaciones. Estas declaraciones son "apresuradas" y constituyen "una injerencia", estimó el portavoz de la cancillería iraní, Hasan Ghasgavi.

Dos semanas después de la proclamación oficial de la victoria de Ahmadinejad, con el 63% de los votos, el movimiento de sus adversarios perdió aliento y en Teherán reinaba la calma. Las autoridades, reacias a aflojar la presión, registraron los locales de un partido que apoyó a Musavi, según el diario reformista Etemad Melli.