•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una marcha de chavistas que piden el "cese del terrorismo mediático" y otra de opositores que exigen respeto a la libertad de expresión y a la televisora privada Globovisión recorrieron hoy Caracas, en el marco del día del periodista en Venezuela.

Miles de personas marcharon junto a un grupo de periodistas que, en un comunicado leído al final de la movilización, pidió "defender el acceso a la información" y denunció "la persecución contra Globovisión para su cierre definitivo". "Todos los días los periodistas están sufriendo la censura directa o indirectamente", manifestó, Róger Santodomingo, periodista y dirigente gremial.

Los marchistas, que vestían en su mayoría camisetas alusivas a Globovisión, el canal 24 horas de información más crítico al gobierno, pedían autógrafos a los reporteros del canal de noticias, a quienes besaban y abrazaban como a estrellas de cine. "Pareciera que no estamos volviendo a la gente loca, pareciera que la gente nos tiene más cariño de lo que lo que el gobierno piensa", señaló Alberto Ravell, director de Globovisión, que tiene tres procesos principales ante el órgano regulador de las telecomunicaciones en el país.

En paralelo, otras miles de personas acompañaron a otro grupo de periodistas "socialistas" hasta la Asamblea Nacional venezolana, donde entregaron un documento que exige el "cese del terrorismo mediático", a través de la reforma de las leyes del ejercicio del periodismo. "Vamos a abordar no sólo las leyes, sino el papel de los medios. Esta patria socialista requiere de comunicadores sociales, de medios alternativos y de hombres y mujeres con valores y ética socialista", apuntó Cilia Flores, presidenta del Parlamento, al recibir el documento.

En esta marcha, las personas vestían camisetas con el rostro del presidente Hugo Chávez y otros ínconos socialistas, como el Che Guevara, y portaban pancartas en las que se referían como "Globoterror" al canal de noticias privado, exigiendo además el cese de su concesión. "Quitarle la concesión y entregársela a periodistas alternativos", propuso Willian Lara, actual gobernador del estado Guárico y ex ministro de Comunicación.

Además de los procesos administrativos abiertos en su contra, Globovisión debe pagar al gobierno una multa de 4,1 millones de dólares por un supuesto uso indebido de antenas y por unos impuestos sin declarar. En las últimas semanas, Chávez intensificó sus reproches contra el canal, al que califica de "terrorista" mediático y recordó que el Estado es quien concede las licencias de transmisión.