• |
  • |
  • AFP

El magnate Francisco De Narváez, peronista disidente que derrotó ayer en las legislativas de Argentina al oficialista ex presidente Néstor Kirchner en el principal distrito del país, reclamó hoy al gobierno de Cristina Kirchner un cambio de gabinete. "El gabinete requiere cambios, hombres y mujeres que crean en el diálogo", aseguró De Narváez, tras vencer al kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país con 40% del padrón, al frente de una alianza de peronistas disidentes y liberales.

El matrimonio Kirchner sufrió una dura derrota en las legislativas cuyo resultado representa la pérdida de la mayoría que detentaba en Diputados y en el Senado, y en ambas cámaras estará obligado desde diciembre a tejer alianzas. "Nadie puede ostentar las mayorías, la salud de la democracia pide equilibrios, tenemos que buscar consensos, ahora nadie puede usar una mayoría para no debatir y solapar problemas", acusó.

El empresario, de 55 años, llamó a "evitar que el gobierno lea equivocadamente el resultado de esta elección, que se radicalice y no dialogue, nuestra vocación es cooperar", afirmó, con las marcas en el rostro de una larga noche de festejo junto a sus partidarios. El magnate colombiano, nacionalizado argentino, heredero de una cuantiosa fortuna familiar, admitió que en la provincia bonaerense logró una victoria "ajustada, por sólo dos puntos y medio", pero consideró que "es un poquito que representa un montón porque expresó el sentimiento de todo el país de rechazo a una forma de hacer política".

Los Kirchner sufrieron fuertes retrocesos en la Capital y las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza (principales distritos), e inclusive perdieron en Santa Cruz, de donde Néstor Kirchner es oriundo y provincia de la que fue gobernador en tres ocasiones antes de llegar a la presidencia en 2003.

Los resultados de las legislativas
El peronista Frente para la Victoria de la presidenta argentina, Cristina Fernández, perdió en los principales distritos del país y con ello su predominio en el Parlamento, según datos oficiales difundidos hoy con más del 95 por ciento de los votos de las legislativas escrutadas. Francisco De Narváez, al frente de la coalición de peronistas disidentes y conservadores Unión-PRO, ganó la elección de diputados en la provincia de Buenos Aires con el 34.58 por ciento de los votos frente al 32.11 por ciento en favor del ex presidente Néstor Kirchner, esposo y antecesor en el cargo de Fernández.

En tercer lugar quedó la lista del Acuerdo Cívico y Social, una alianza de la Unión Cívica Radical (UCR) con socialistas e independientes, con el 21.48 por ciento, seguida por la peronista disidente Nuevo Encuentro, con el 5.56 por ciento.

En la capital argentina, el segundo distrito electoral del país, también ganó la lista de Unión-Pro, encabezada por Gabriela Michetti, quien reunió el 31.09 por ciento de los votos, seguida por el cineasta Fernando "Pino" Solanas, del izquierdista Proyecto Sur, con el 24.21 por ciento. Solanas se convirtió en la sorpresa de las elecciones al desplazar al tercer puesto a la lista del Acuerdo Cívico y Social, encabezada por el financiero Alfonso Prat Gay, que reunió el 19.05 por ciento de los votos frente al 11.63 en favor del candidato oficialista Carlos Heller, que quedó en cuarto lugar.

En Córdoba, tercer distrito electoral, la UCR ganó los comicios de diputados con el 29.04 por ciento, seguida por el Frente Cívico, de peronistas disidentes, con el 27.97 por ciento, y el oficialismo, que quedó tercero con el 25.66 por ciento. El Frente Cívico ganó además dos de las tres bancas de senadores cordobeses en disputa con el 30.66 por ciento de los votos, mientras que la otra quedó en manos de la UCR, el partido más antiguo del país.

En la elección de diputados por Santa Fe, cuarto distrito electoral, hubo un empate entre el socialista Frente Progresista Cívico y Social con el 39.85 por ciento de los votos frente al 39.84 por ciento en favor de una Alianza Santa Fe Federal, formada por peronistas disidentes, lejos del 9.56 por ciento en favor del oficialismo, que quedó tercero.

La alianza de peronistas santafesinos disidentes ganó dos de las tres bancas de senador en disputa, con lo que su líder, el ex corredor de Fórmula Uno Carlos Reutemann, renovó su escaño, mientras que el otro quedó en manos del socialista Rubén Giustiniani.

Los resultados provisionales de las elecciones de ayer, en las que se renovaba la mitad de los 257 escaños de diputados y un tercio de los 72 del Senado, muestran que el Frente para la Victoria perdió la mayoría parlamentaria, aunque se mantiene como principal fuerza política a pesar del avance del Acuerdo Cívico y Social y Unión-Pro. En este sentido, el oficialismo y sus aliados perdieron 22 de sus 137 escaños de diputados y cuatro de sus 40 bancas en el Senado, con lo que dejarán de tener la mayoría propia en ambas cámaras el 10 diciembre próximo, cuando asuman los legisladores elegidos este domingo.

El Acuerdo Cívico y Social pasará a ser la segunda fuerza política con 76 escaños de diputados, quince más que los actuales, mientras que Unión-Pro sumará once bancas, hasta totalizar 25 y convertirse en el tercer grupo mayoritario.

En el Senado, el oficialismo se mantendrá como fuerza mayoritaria secundada por el Acuerdo Cívico y Social, con 23 escaños (+7) y por peronistas disidentes que mantuvieron su representación y quedaron con 9 bancas.

Contra todo pronóstico, el Frente para la Victoria perdió la elección de diputados en Santa Cruz, la provincia natal de Kirchner, al reunir el 41,17 por ciento de los votos frente al 42,54 por ciento en favor de la lista del Acuerdo Cívico y Social.

El oficialismo también sufrió una dura derrota en la provincia de Mendoza, quinto distrito electoral, donde reunió el 27,9 por ciento de los votos frente al 49,4 por ciento en favor de una lista del Acuerdo Cívico y Social impulsada por el vicepresidente argentino, Julio Cobos, que desde el año pasado está enemistado con el gobierno de Fernández. El Frente para la Victoria y sus aliados también perdieron en las provincias de Catamarca, Corrientes, Entre Ríos y Neuquén, mientras que ganaron en las de Chaco, Misiones, Santiago del Estero y Tucumán.