• |
  • |
  • END

El presidente venezolano, Hugo Chávez, y las FARC, sufrieron un golpe a su credibilidad del que difícilmente podrán recuperarse, tras un análisis de ADN que avala la denuncia del mandatario colombiano, Álvaro Uribe, de que esa guerrilla mintió sobre el niño rehén, estimaron analistas.

Las pruebas practicadas a un menor bajo el amparo estatal, y a la madre y hermano de la rehén Clara Rojas, mostraron un “alto grado de probabilidad” de que se trate de Emmanuel, el pequeño nacido en cautiverio, que las FARC habían prometido entregar a Chávez junto a su madre y a la ex parlamentaria Consuelo González.

“Es un golpe de fondo a la credibilidad de las FARC, y tendrán que hacer un gran gesto para recuperarla”, dijo el viernes a la AFP Carlos José Herrera, director del posgrado en Resolución de Conflictos de la Universidad Javeriana de Bogotá.

Estimó que las “FARC jugaron al póker cañando (mintiendo) y perdieron”.

En cuanto a Chávez, quien aseguró que le creía más al grupo guerrillero que a Uribe, al que acusó de haber “dinamitado” la operación para recibir a los tres rehenes con la denuncia sobre Emmanuel, Herrera consideró que el presidente venezolano quedó muy mal parado.

“A Chávez le tocó ahora bailar con la más fea, quedó pésimo y le va tocar reacomodarse”, puntualizó.

El politólogo y catedrático Fernando Giraldo comparte esos puntos de vista: Chávez y la senadora colombiana Piedad Córdoba --que buscó la mediación del gobernante para la negociación con las FARC-- salieron “muy mal librados”, declaró a la AFP.

Por el contrario, consideró que Uribe salió fortalecido y que ya no recibirá tanta presión internacional para concretar el canje al que aspira el grupo insurgente de más 40 secuestrados por unos 500 rebeldes presos.

Entre esos rehenes, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), tienen a la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, y a los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves y Keith Stansell.

Giraldo advirtió que, más allá del costo político y de credibilidad para las FARC y Chávez, “el tema del canje sale peor librado”, y alertó sobre el riesgo para la seguridad de los demás rehenes “por el golpe que sufrieron las FARC”.

El analista recordó la muerte, el año pasado, de once políticos rehenes, que de acuerdo con investigaciones iniciales de la Fiscalía fueron asesinados por los guerrilleros.

Pero no descartó que las FARC, en un intento por reivindicar su credibilidad, realicen una “iniciativa extraordinaria, como una liberación unilateral de un grupo mayor de rehenes”, dijo.

Por su parte, el analista político Alfredo Rangel coincidió en que Chávez, “al haberle apostado a las FARC, perdió credibilidad y capacidad de convocatoria para una negociación en busca de un acuerdo humanitario” para intercambiar plagiados por insurgentes presos.

Rangel aseguró a la AFP que también quedó plenamente desvirtuada la excusa dada por el grupo guerrillero a Chávez, de que no tuvieron condiciones de seguridad en Colombia para cumplir con su propuesta de entregar a tres rehenes.

Finalmente, el ex guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) León Valencia, director de la fundación Nuevo Arcoiris, manifestó que el resultado de la prueba de ADN “ha consumado un gran engaño por parte de las FARC”.

Y alertó que, de ahora en adelante, “no será fácil involucrar a gobiernos y a organismos internacionales en labores de mediación” en Colombia, para buscar la liberación de los secuestrados en poder de las FARC.