Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La fuga de información permitió al diputado guatemalteco Manuel Castillo huir minutos antes de que las fuerzas de seguridad llegaran a su residencia para capturarlo por su presunta participación en el asesinato de tres legisladores salvadoreños.

Una fuente del ministerio guatemalteco de Gobernación (Interior) dijo ayer a Acan-Efe que “en menos de tres horas Castillo fue informado de la orden de detención”, por una persona vinculada con las autoridades que coordinaron el operativo de captura.

La información, según la fuente, “inicialmente sólo fue conocida por los fiscales, la jueza que la giró (la orden de detención) y tres funcionarios del Ministerio (del Interior). Hay que investigar por dónde se filtró la noticia”.

Castillo es señalado por la Fiscalía de Delitos contra la Vida de Guatemala de tener participación en el asesinato de los diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano (Parlacen), Eduardo D’Aubuisson, José Ramón González y William Pichinte, así como su chofer Gerardo Napoleón Ramírez, ocurrido en una comunidad rural del este de Guatemala, el 19 de febrero del año pasado.

Desde el pasado jueves, las fuerzas de seguridad declararon a Castillo como “prófugo de la justicia”, solicitaron apoyo para su captura a la Interpol, y ofrecieron una recompensa de unos 13,000 dólares por información que permita su detención.

Más de un centenar de agentes han sido designados para ubicar el paradero del parlamentario.

La Fiscalía vincula a Castillo con Carlos Gutiérrez, alías “Montaña 3”, quien fue capturado el pasado jueves en una población rural del este del país, fronteriza con El Salvador.

Según las investigaciones, “Montaña 3” habría cruzado más de un centenar de llamas telefónicas con Castillo y otras personas capturadas por este hecho, acusadas de haber cometido la matanza.

Gutiérrez, quien se encuentra recluido en un centro de detención preventiva del norte de la capital, se ha negado a declarar ante los tribunales.