•  |
  •  |
  • END

Washington / AFP
Un hombre de 35 años resultó muerto ayer en un tiroteo durante la persecución de la Policía a un automóvil en las cercanías del Capitolio, en Washington, que obligó a cerrar algunos accesos a la sede del Congreso de Estados Unidos.

Según informaron fuentes policiales citadas por la emisora de noticias locales WTOP, los agentes intentaron detener el vehículo --un Mercedes blanco, según testigos presenciales--, pero su conductor se negó a parar.

En la persecución que siguió, la Policía disparó contra el hombre después de que éste blandiera un arma, según las fuentes.

El tiroteo hizo que se cerraran algunos de los accesos al Capitolio como medida de precaución, aunque los edificios no llegaron a evacuarse.

“Había tantos disparos que mi familia se echó al suelo”, dijo el testigo Robert Drumm, citado por la emisora.

Según Drumm, un turista procedente de Oklahoma, en la persecución pudieron dispararse entre diez y quince tiros.