elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La violencia que sufre El Salvador, atribuida principalmente al crimen organizado, y que deja cada día unos 12 muertos, ha llevado al gobierno del presidente Mauricio Funes a ordenar el despliegue de más fuerzas de seguridad en zonas de alto riesgo de la capital. "Estamos impulsando este nuevo plan con el propósito de combatir la violencia en lugares que tenemos identificados de alta incidencia delincuencial, en donde operan miembros de pandillas, y claro que lo que se quiere es que la gente se sienta segura", aseguró el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Ramírez.

Las calles y pasajes en al menos diez comunidades pobres y colonias de San Salvador amanecieron patrulladas por grupos de dos policías y cuatro soldados armados con fusiles de asalto y que son denominados Grupos Conjuntos de Apoyo a la Comunidad (GCAC).

Los lugares donde fueron destacados los GCAC son identificados por la policía como zonas de presencia de pandillas. Además en algunas de ellas se comercia droga en pequeños volúmenes y los asaltos o asesinatos con armas de fuego son constantes. "Más que todo es un trabajo disuasivo y preventivo, no queremos llegar a las comunidades con una actitud imponente o de choque", señaló el director general de la PNC, Carlos Ascencio.

La Fuerza Armada ha puesto a disposición 700 soldados para apoyar a la policía en San Salvador y otras ciudades cercanas donde en los próximos días serán desplegados los GCAC. Estos soldados se sumarán a otros 2.800 militares que ya se encuentran apoyando a la PNC en labores de seguridad en zonas rurales del país.

Desde mediados de mayo El Salvador vive un repunte de la violencia generada principalmente por el crimen organizado -incluidas pandillas- y que deja un promedio diario de 12 homicidios. Los asesinatos de trabajadores del transporte público, asaltos a mano armada y asesinatos múltiples son uno de los principales desafíos del gobierno de izquierda del presidente Mauricio Funes, que asumió hace un mes y medio.

Las autoridades atribuyen a las pandillas ser las principales responsables de los asesinatos en El Salvador. "Sabemos que la lucha contra la violencia es compleja, requiere un esfuerzo coordinado para atacarla, pero tenemos la confianza que poco a poco vamos a ir viendo resultados positivos", señaló el ministro de Justicia y Seguridad, Manuel Melgar.