•   LES COMBES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Benedicto XVI, que ayer fue operado de una fractura en una muñeca, celebró hoy una misa en su residencia veraniega en Les Combes, al norte de Italia, y luego dio un paseo por un bosque cercano. "El Papa durmió bien; celebró la misa esta mañana y desayunó. Está bien. Está aprendiendo a vivir con la muñeca derecha enyesada. Su vida es prácticamente normal", declaró el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi.

Benedicto XVI, de 82 años, se rompió la muñeca derecha en la madrugada de ayer, al caerse en su habitación. Fue operado con anestesia local y posteriormente enyesado en el hospital de Aosta, la norteña región italiana donde se halla la localidad de Les Combes. Horas después, abandonó el centro médico sonriendo y saludando con la mano izquierda y regresó a su residencia de verano. "Lo peor para él es tener que renunciar a escribir", precisó Lombardi.

El Papa es un reconocido teólogo y desde 1981, durante el pontificado de su predecesor, Juan Pablo II, fue el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el órgano del Vaticano cuya función es custodiar la correcta doctrina católica en la Iglesia. Benedicto XVI "lamenta profundamente" no poder escribir, recalcó por su parte el número dos del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone.

El prelado explicó que la muñeca escayolada hará que el Pontífice se retrase en la redacción de la continuación de su libro "Jesús de Nazaret", cuya primera parte fue publicada en 2007.

"El Papa ya tenía en la cabeza la estructura del texto", confió el cardenal, que es el colaborador más cercano de Benedicto XVI y que habló con el Pontífice tras su operación del viernes. "Le dolía un poco pero me dijo que un poco de dolor no le molestaba. Lo que más le molesta es no poder bendecir con la mano derecha y no poder dar la mano", añadió Bertone, según los medios locales.

Tras la misa, el Papa paseó por el camino de un bosque cercano en compañía de su secretario particular, el brazo en cabestrillo y vestido con una chaqueta acolchada blanca.

Benedicto XVI tiene intención de mantener su programa original y trasladarse mañana en helicóptero a Romano Canavese, una localidad de la vecina región de Piamonte, para rezar el ángelus, indicó el portavoz del Vaticano. En la localidad piamontesa, que es el pueblo natal de Tarcisio Bertone, se espera la presencia de unas 10.000 personas, según los medios italianos.

"El resto del programa papal también se ha mantenido", precisó Lombardi, en referencia a las vísperas que Benedicto XVI tiene previsto rezar en la catedral de Aosta el 24 de julio y el ángelus del domingo 26 en Les Combes. El Pontífice tiene previsto permanecer en esa localidad hasta el 29 de julio.

Fuentes del Vaticano consultadas por medios italianos excluyeron ayer que el Papa hubiese sufrido un desmayo y afirmaron que había resbalado al salir del cuarto de baño. La fractura de su muñeca es el primer problema de salud del papa alemán que se hace público desde que sucedió a Juan Pablo II en abril de 2005.

En 2005 el diario sensacionalista alemán Bild afirmó que Joseph Ratzinger estuvo hospitalizado cerca de un mes en 1991 tras una hemorragia cerebral y que sufrió varios desmayos en los últimos años. El Vaticano no publica boletines de salud del Papa, excepto en caso de enfermedad o accidente.