•   BOMBAY  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, de visita en India, rindió homenaje hoy a las víctimas de los atentados del año pasado en Bombay y lanzó un llamado pidiendo unidad mundial contra el terrorismo.

En su primera visita a India como jefa de la diplomacia norteamericana, Clinton relacionó los ataques de Bombay, que dejaron 166 muertos, con los atentados perpetrados en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 y los de ayer en dos hoteles de lujo de Yakarta. "Cuando se desarrollaron los acontecimientos del 26 de noviembre, Estados Unidos estuvo junto a los indios, de la misma forma que los indios estuvieron con Estados Unidos después del 11 de septiembre de 2001. Estos acontecimientos están grabados en nuestra memoria colectiva", declaró. "Los atentados con bomba de ayer en Yakarta, Indonesia, son un recuerdo doloroso de que la amenaza de semejante extremismo violento sigue siendo muy real. Es mundial, es implacable, es nihilista, y debe ser detenido", insistió.

Clinton comenzó la jornada de hoy con una conmemoración en el Hotel Torre y Palacio Taj Mahal, donde está alojada, y donde 31 huéspedes y empleados perdieron la vida durante un sitio que duró 60 horas. La secretaria de Estado se entrevistó en forma privada con 13 miembros del personal del hotel Taj Mahal y del vecino hotel Trident-Oberoi, que también fue atacado por militantes islamistas el 26 de noviembre pasado.

Más tarde, durante una conferencia de prensa, la secretaria de Estado afirmó que se sentía "muy conmovida" al reunirse con los empleados, que "merecen nuestra gratitud". Funcionarios estadounidenses dijeron que Clinton se mostró sombría y pasó unos cinco minutos escribiendo un mensaje en un libro conmemorativo.

"Los norteamericanos comparten una solidaridad con esta ciudad y esta nación. Nuestros dos pueblos han experimentado los efectos devastadores y sin sentido del extremismo violento", escribió Clinton. "Y ambos podemos sentirnos agradecidos y orgullosos por el heroísmo de los valientes hombres y mujeres cuyo coraje salvó vidas y previno más daños el 26 de noviembre y el 11 de septiembre", agregó. "Ahora corresponde a todas las naciones y los pueblos buscar la paz y el progreso para trabajar juntos. Liberemos al mundo del odio y del extremismo que producen semejante violencia nihilista", añadió. "Nuestro futuro lo merece. Con profundas condolencias y resolución. Hillary Rodham Clinton", concluyó.

La lucha antiterrorista ocupa un lugar importante en la agenda de Clinton, junto con la prevención de la proliferación nuclear y el cambio climático, así como una mayor apertura comercial y la búsqueda de nuevos mercados. El primer ministro indio, Manmohan Singh, se reunió con su homólogo paquistaní, Yusef Raza Gilani, esta semana en Egipto, y ambos acordaron cooperar en la lucha contra el terrorismo.

Clinton desmintió que el Gobierno del presidente Barack Obama esté presionando a India para que busque la paz con Pakistán y este último pueda centrar sus esfuerzos en derrotar a los insurgentes islamistas en su frontera con Afganistán, una prioridad estadounidense. "Estados Unidos (...) brinda todo su apoyo a los pasos que dé el Gobierno, pero nosotros no estamos de ninguna manera involucrados ni promovemos ninguna posición en particular", expresó Clinton en la conferencia de prensa.

Clinton se reunió con importantes líderes empresariales en Bombay y también se entrevistará con miembros de una organización no gubernamental que promueve el papel de las mujeres en el trabajo como parte de su deseo de profundizar los vínculos "más allá de los gubernamentales".

Las relaciones indo-estadounidenses fueron muy distantes durante la Guerra Fría y se deterioraron después de que India hizo un ensayo de bomba atómica en 1998. Sin embargo, después de que el ex presidente George W. Bush firmó un acuerdo sobre tecnología civil nuclear con India, el año pasado, se produjo un acercamiento.