elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La guerrilla de las FARC reiteró que entregará a dos rehenes en su poder, pero descartó liberar unilateralmente a otros 22 secuestrados, como lo pidió hace una semana el presidente colombiano Alvaro Uribe, según una carta enviada hoy a la senadora Piedad Córdoba.

En el mensaje a Córdoba, las FARC señalaron que esperan que el gobierno les haga "conocer una propuesta acerca de las circunstancias" para una negociación entre las partes destinadas a un acuerdo de canje de secuestrados por guerrilleros presos.

"Recibimos con expectativa la autorización que le otorgó el gobierno a Córdoba para, llegado el momento del canje, recepcionar los militares y policías que mantenemos en condición de prisioneros de guerra", dice el mensaje del Secretariado (dirigencia) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Y destaca que "si el presidente, públicamente, la facultó para desarrollar esa trascendente misión en compañía de la iglesia y el CICR (Comité Internacional de la Cruz Roja), seguramente muy pronto nos hará conocer una propuesta acerca de las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que, sus delegados y los nuestros, van a poder precisar los términos de un acuerdo de canje".

Más adelante, la dirigencia de las FARC señaló que mientras tanto, "podemos organizar para que reciba (Córdoba) al cabo Pablo Emilio Moncayo, al soldado profesional Josué Daniel Calvo Sánchez y los restos del capitán Guevara, tal como lo comunicamos el 16 y 26 de abril y el 25 de junio pasados".

Aunque en un principio Uribe se opuso a la participación de Córdoba en la entrega de los dos rehenes, hace una semana aceptó la propuesta, pero la condicionó a la liberación unilateral de la totalidad de los 24 uniformados secuestrados y que los rebeldes buscan canjear por unos 500 rebeldes presos. Con su propuesta, Uribe reiteró una vez más su rechazo a la negociación del intercambio humanitario.

Moncayo tiene 11 años en poder de las FARC, en tanto que Calvo fue capturado el pasado 20 de abril. Entre tanto, el capitán Julián Ernesto Guevara, cuyos restos se comprometieron a entregar las FARC, murió en cautiverio tras varios años de secuestro.