•  |
  •  |
  • END

YAKARTA /AFP
Las autoridades de Indonesia atribuyeron este sábado a un grupo clandestino dirigido por un islamista radical malasio, los atentados perpetrados en dos hoteles de lujo de Yakarta, donde la seguridad fue reforzada en los lugares públicos.

Estos dos atentados, que costaron la vida a ocho personas, según el último balance del Gobierno indonesio, una menos que en el balance precedente, no fueron reivindicados, pero para las autoridades del archipiélago no cabe duda de que llevan la marca de Noordin Top.

Este malasio es “el hombre más buscado del sudeste asiático” desde los atentados atribuidos a la red terrorista Yamaah Islamiyah (YI) que ensangrentaron a Indonesia a comienzos de esta década.

“Hay fuertes indicios de que el grupo de Noordin Top está tras estos ataques”, declaró el sábado a la AFP Ansyaad Mbai, el jefe del servicio antiterrorista del Ministerio de Seguridad.

La forma de operar de los kamikazes que hicieron estallar sus cargas explosivas en las dos salas de restaurantes de los hoteles Marriott y Ritz Carlton es similar a las tácticas utilizadas anteriormente por la YI, según esta fuente.

Por otra parte, las bombas son “idénticas” a los artefactos explosivos descubiertos hace pocos días por la policía en una casa que aparentemente fue utilizada como refugio por Noordin Top en Cilacap (oeste de la isla de Java), explicó Mbai.

Noordin Top, un ex contador de 40 ó 50 años, es considerado uno de los principales organizadores de los mortíferos atentados de Bali (202 muertos en 2002, 20 muertos en 2005), del hotel Marriott de Yakarta (12 muertos en 2003) y de la embajada de Australia (10 muertos en 2004).

Esta ola de atentados había terminado en 2005 con el arresto de cientos de militantes y simpatizantes de la YI. Pero a pesar de la movilización de las autoridades indonesias, apoyadas activamente por Estados Unidos y Australia, Noordin Top logró escapar de la policía.

Algunos expertos consideran que ahora actúa en forma independiente, “como un disidente de la YI”, según Sidney Jones, un especialista reconocido del terrorismo islámico en el sudeste asiático.

De acuerdo con Mbai, este movimiento radical “tiene motivaciones políticas e ideológicas” y está decidido a “establecer un Estado islámico” en el sudeste asiático. “Aunque sus líderes sean arrestados, jamás se detendrán”, advirtió.

No obstante, su causa es muy impopular en Indonesia, el mayor país musulmán del mundo, donde la inmensa mayoría de los habitantes practica un islam moderado y se opone al uso de la violencia.