•   BOGOTA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente colombiano Álvaro Uribe perdió el control de las presidencias de las dos cámaras del Congreso, que hoy inició una legislatura crucial por la posibilidad de que el Jefe de Estado busque un tercer mandato consecutivo en los comicios de mayo de 2010. Pese a las intensas gestiones del ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia, y a una reunión de último momento con Uribe en la casa presidencial para asegurar el respeto de pactos políticos acordados, las diferencias sobre la nueva reelección del presidente y los cálculos políticos provocaron el fracaso de los acuerdos.

La presidencia del Senado quedó en manos de Javier Cáceres, del partido Cambio Radical, que aunque hace parte de la coalición oficialista, se ha distanciado de Uribe desde que su jefe de filas, el ex senador Germán Vargas, anunció que no respalda una segunda reelección de Uribe y lanzó su propia candidatura presidencial. Asimismo, la presidencia de la Cámara de Representantes la obtuvo Edgar Gómez, de Convergencia Ciudadana, que si bien también es una fuerza política de la coalición gubernamental, logró el cargo con el apoyo de los opositores partido Liberal (socialdemocracia) y Polo Democrático Alternativo (PDA, izquierda).

El senador Armando Benedetti, del partido de la 'U', el principal de la coalición, expresó que "el gobierno perdió desde hace tiempo el control en el Congreso y lo único que ocurrió fue que esa situación se evidenció con la elección de las nuevas directivas". Benedetti, uno de los más firmes defensores de la convocatoria para un referendo en el que los colombianos decidan sobre una enmienda constitucional que le permita a Uribe aspirar a la segunda reelección consecutiva, consideró que esa posibilidad está muerta. "El referendo está muerto, lo mató el ministro Valencia", expresó Benedetti, quien reclamó la renuncia del funcionario.

La aprobación del referendo en el Congreso no sólo depende del apoyo de las fuerzas oficialistas, sino que también se encuentra en la mira de la Corte Suprema de Justicia y enfrenta una carrera contra el tiempo para que Uribe alcance a presentar su candidatura en los comicios de mayo de 2010.

El máximo tribunal de la justicia colombiana investiga a los 86 congresistas que votaron a favor de esa convocatoria en diciembre pasado, atendiendo una demanda interpuesta por el representante Germán Navas, del opositor PDA, que los acusa de prevaricación. Para que las autoridades electorales tengan tiempo de organizar la convocatoria ciudadana, las dos cámaras legislativas tienen que conciliar en los próximos días el texto definitivo del referendo, toda vez que aprobaron borradores de textos diferentes.

En el caso de que la bancada oficialista saque adelante la consulta en el Congreso, pese a que varios legisladores han expresado su temor de votarla por la investigación de la Corte, el texto de la iniciativa tiene que pasar el examen de la Corte Constitucional.

El profesor de la facultad de Ciencias Políticas de la privada Universidad del Rosario de Bogotá, Enrique Serrano, consideró que la situación política en el Congreso "no es buena para el referendo". Aunque señaló que "no es una catástrofe para el 'uribismo', manifestó que "todo parece indicar que es más negativa que positiva, tanto para el referendo como para la agenda legislativa del gobierno".

El catedrático recordó que la correlación de fuerzas en el Congreso puede variar en las próximas semanas en detrimento o en favor del gobierno, por una ley que le permite a los congresistas cambiar de partido político dentro de los próximos dos meses. Sin embargo, hasta el momento Uribe no ha manifestado públicamente su intención de aspirar o no a un tercer mandato consecutivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus