•   ASUNCIÓN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los presidentes del Mercosur y Estados asociados condenaron hoy el golpe que derrocó el 28 de junio al presidente Manuel Zelaya y exhortaron a restituirlo en el poder, durante la XXXVII Cumbre en Asunción. "¡Que nunca más en territorio de América surja una dictadura que provoque el silencio de la muerte, de la voz o del hambre!", expresó el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, anfitrión del encuentro a cuyo término la presidencia pro témpore pasó a manos de Uruguay.

Lugo manifestó que "el golpe de Estado que derribó al presidente constitucional hondureño nos mostró cuán frágiles son las democracias de Latinoamérica", ante el plenario reunido en un salón del edificio de la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol), en una fría mañana en la capital paraguaya.

Por su parte, el mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, pronunció otra dura condena al afirmar que el golpe "no se puede tolerar y no podemos transigir". "Condenamos la interrupción democrática en Honduras. Apoyamos los esfuerzos de la comunidad internacional para que el presidente Zelaya sea repuesto", añadió el presidente de Brasil.

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, quien por tercera vez llegó tarde a una cumbre, advirtió que legalizar "un golpe sería la carta de defunción de la OEA y también de la Carta Democrática del Mercosur".

Una de las intervenciones más duras fue la del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien acusó a Estados Unidos por el golpe que derrocó al gobierno de Manuel Zelaya en Honduras, aunque advirtió que le cree a su par estadounidense, Barack Obama, cuando reclama una solución democrática para ese país. "¿Cuál es el origen del golpe? Desde nuestro punto de vista, es la presencia militar norteamericana en Honduras", enfatizó Morales.

A la XXXVII Cumbre de la unión sureña asistieron también los presidentes Michelle Bachelet, de Chile, y Tabaré Vázquez, de Uruguay. El mandatario venezolano Hugo Chávez faltó a la cita al estar abocado al respaldo de Zelaya en su retorno a Honduras, según un portavoz de la Cumbre, en tanto que el mandatario ecuatoriano Rafael Correa tampoco viajó por razones de agenda.

Desconocen gobierno de facto
Asimismo, los miembros de Mercosur declararon que desconocen al gobierno de facto de Honduras y consideran inválidos sus actos, incluido un eventual llamado a elecciones, según la declaración difundida al final de las deliberaciones. Los países del bloque regional reafirmaron que "no aceptan como válidos actos unilaterales emanados de las autoridades ilegítimas hondureñas, incluyendo el llamado elecciones".

El gobierno legítimo es el encabezado por el presidente José Manuel Zelaya, "cuya integridad física y la de todos los miembros de su gobierno resulta fundamental preservar", agregó el documento. Los participantes de la Cumbre "expresan apoyo y solidaridad al pueblo hondureño y destacan el rol protagónico que el mismo tiene para el restablecimiento del estado de derecho y la restauración de la democracia".

De igual manera, manifiestan "su firme respaldo a los esfuerzos regionales desplegados de conformidad con el capítulo VIII de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, encaminados a resolver y a encontrar una solución pacífica y democrática a la crisis política de Honduras".

La declaración agradece las gestiones del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, para encontrar una salida pacífica que permita restaurar la democracia y valora las de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de su secretario general, José Miguel Insulza. El Mercosur ampliado solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos "que continúe adoptando todas las medidas para la tutela y defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Honduras".

Gripe porcina también dominó agenda de Mercosur
La Cumbre lanzaba, además, una batería de medidas de coordinación ante el avance en la región de la pandemia de gripe porcina, azuzada por una ola de frío polar que avanza sobre el Cono Sur, incluyendo Paraguay, país de clima subtropical. Kirchner pidió que se dejaran de lado las patentes farmaceúticas para la producción de una vacuna contra la gripe A al advertir que, de lo contrario, se condenará a millones de personas a la muerte. "Privilegiar un instrumento económico significaría condenar a la muerte a millones de personas", indicó Kirchner.

Los países del bloque acordaron también sustituir el dólar por monedas locales para el intercambio comercial, modalidad introducida por Brasil y Argentina desde 2008. Paraguay y Uruguay aplicarán esta modalidad a finales de 2010, según una fuente oficial.

Otras expectativas se centran en una reunión que celebrarán Lula y Lugo mañana para poner fin al conflicto por la demanda de Paraguay de aumentar el precio de venta a Brasil de la energía que produce la central hidroeléctrica binacional de Itaipú. Mientras sesionaba la Cumbre, un centenar de empresarios, más de 200 indígenas y otros 700 activistas de un colectivo que demanda soberanía en la represa paraguayo-brasileña de Itaipú, se manifestaron en distintos mitines.

Durante la Cumbre volvieron a escucharse los reclamos de Paraguay y Uruguay, los socios más pequeños, para que los términos de intercambio comercial no favorezcan a Brasil y Argentina. Uruguay criticó las restricciones comerciales de las que es objeto en el seno del Mercosur, mientras que Argentina justificó las medidas invocando el duro impacto de la crisis mundial, que ha derrumbado la demanda.