•  |
  •  |
  • END

VEGAS DE CORIA / AFP
Los incendios en España, que arrasaron más de 20,000 hectáreas desde la semana pasada, remitían el martes pero aún se registraban varios, el más importante en la comarca de Las Hurdes (suroeste), donde se quemaron 3,000 hectáreas y tres militares fueron heridos.

Tres militares que participaban en la extinción de un incendio cerca de la localidad de Vegas de Coria, en Las Hurdes (suroeste) resultaron heridos leves, indicó un fotógrafo de la AFP que se encontraba con ellos.

Se trata del conductor de un camión que volcó al subir un camino escarpado y cayó sobre un vehículo 4X4. Dos de los pasajeros de ese vehículo también resultaron heridos de levedad.

Los 500 efectivos de los servicios forestales dieron por controlado ese incendio, el mayor de este martes en España, después de que se reavivara el lunes debido al fuerte viento, indicó a la prensa José Luis Navarro, consejero de Medio Ambiente del gobierno regional de Extremadura (suroeste).

Las cerca de 500 personas que fueron evacuadas de sus casas pudieron comenzar a regresar este martes, según el gobierno regional.

Por su parte, en la región de Aragón (noreste), la más afectada por los incendios de la semana pasada, donde se quemaron unas 11,700 hectáreas en la provincia de Teruel, sólo quedaba activo uno de los seis incendios que se declararon la semana pasada, indicó el gobierno regional en un comunicado. Los otros cinco no estaban aún extinguidos.

Bombero murió la semana pasada

Tampoco estaba extinguido ayer martes el incendio de Horta de Sant Joan, en la región de Cataluña (noreste), que la semana pasada quemó 1,140 hectáreas, y en el que murieron cinco bomberos, indicó este servicio a la AFP.

En la región de Castilla-La Mancha (centro), dos incendios en la provincia de Cuenca declarados la semana pasada están controlados pero no extinguidos, según el gobierno regional, que añadió que hay unas 2,500 hectáreas quemadas.

La dirección general de Protección Civil española mantenía este martes en alerta por riesgo extremo de incendios a las tres cuartas partes del territorio español, donde las temperaturas podrían alcanzar los 40º en la mitad sur de España, según la agencia meteorológica española AEMET.

Tras dos años negros en 2005 (155,000 hectáreas quemadas) y 2006 (188,000 hectáreas), España se vio poco afectada por los incendios en los dos últimos años, a pesar de algunos siniestros importantes declarados en las Islas Canarias en 2007.