•   BURGOS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un coche bomba estalló esta mañana junto a una casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos, al norte de España, y dejó 64 heridos leves, al menos seis de ellos niños, en un atentado atribuido a la organización separatista armada vasca ETA. "Ha sido un vehículo bomba" que estalló "sobre las 04H00" locales (02H00 GMT), declaró un portavoz de la subdelegación del gobierno central en Burgos, provincia que linda con el País Vasco.

El delegado del gobierno español en la región de Castilla y León, Miguel Alejo, declaró a Radio Nacional de España (RNE) que "no ha habido aviso previo", como suele hacer ETA antes de perpetrar atentados para permitir la evacuación del lugar. Según Alejo, "hay restos que parecen ser de una furgoneta" que habría sido utilizada como vehículo bomba y que pudo venir de Francia.

La fachada del edificio fue lo más dañado por la explosión, según las imágenes emitidas por las televisiones. Los medios también dijeron que el ataque abrió un gran cráter en el suelo. "Se trata de un gran atentado", subrayó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que destacó que ETA utilizó "una bomba de un tamaño importante" y que "buscaba víctimas mortales", ya que en la casa dormían unas 120 personas, de ellos 41 niños.

Desprecio absoluto de ciudadanía española
"Todas las fuerzas de seguridad del Estado están ya trabajando intensamente para detener a estos asesinos. Tengo la profunda convicción que esta locura y este fanatismo criminal cuenta con el desprecio más absoluto de toda la ciudadanía española", afirmó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"ETA será derrotada" y "los que cometen este tipo de atentados terminarán todos donde tienen que terminar, en la justicia y en la cárcel", aseguró por su parte el vicepresidente tercero del gobierno, Manuel Cháves. Los autores del atentado utilizaron unos 200 kg de explosivos, según los medios españoles, que citaron a fuentes de la investigación.

Francia condenó el atentado "cobarde y odioso" y reiteró que seguirá brindando su apoyo al Gobierno español en la lucha contra el terrorismo. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, también rechazó el atentado. "Una vez más, quiero expresar la solidaridad total de la Comisión Europea con los ciudadanos y las instituciones democráticas españolas en la lucha contra el terrorismo", declaró.

Objetivos prioritarios de ETA
La Guardia Civil es un objetivo prioritario de ETA, que en 41 años de lucha armada contra el Estado español y en favor de la independencia del País Vasco (norte) ha matado a 826 personas. Los últimos atentados contra una casa cuartel de la Guardia Civil fueron en agosto de 2007 en la localidad vasca de Durango, donde resultaron heridos dos agentes, y en mayo de 2008 en la casa cuartel de Legutiano, también en el País Vasco, donde murió una persona.

El último atentado atribuido a ETA se produjo en la madrugada de 10 de julio, cuando un bomba estalló delante de la sede del Partido Socialista de Euskadi (PSE) en la localidad vizcaína de Durango. El último atentado mortal de ETA fue el pasado 19 junio, cuando un policía murió al estallar una bomba colocada en su coche en Arrigorriaga, cerca de Bilbao.

La organización armada integra la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos. ETA cumplió una tregua de algo más de un año, que concluyó en junio de 2007, durante la cual el gobierno socialista intentó negociar sin éxito el fin de la lucha armada.

Tras esa tregua, ETA reanudó sus atentados y desde entonces ha matado a siete personas. Las policías española y francesa han detenido a decenas de sus miembros y a varios de sus jefes. Hace varias semanas la organización anunció que actualmente lleva a cabo una "reflexión" para ser más "eficaz". En los últimos meses, ETA también ha declarado como objetivo al nuevo gobierno regional del País Vasco, que por primera vez preside un socialista -Patxi López, tras las elecciones del 1 de marzo-, después de casi 30 años de gobiernos nacionalistas.