elnuevodiario.com.ni
  •   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La decisión de Venezuela de congelar las relaciones con Colombia sumió en la incertidumbre el comercio bilateral, ahondando la preocupación de Bogotá que además enfrenta trabas en el intercambio con Ecuador y busca sacar del pantano un TLC con Estados Unidos.

Al anunciar el retiro de su embajador en Bogotá, el presidente venezolano Hugo Chávez ordenó ayer comenzar a sustituir las importaciones desde Colombia y amenazó con expropiar a empresas colombianas con sede en su país. Esas compras "no son imprescindibles para nosotros, podemos conseguirlas de muchos países" como Brasil o Ecuador, afirmó Chávez, cuyo gobierno descartó por ahora el cierre de la frontera de 2.219 km.

La relación, que sufrió varias crisis en la última década, volvió a caldearse la semana pasada tras el anuncio de Colombia de que negocia un acuerdo con Estados Unidos para permitirle el uso controlado de tres bases militares y una naval, lo que Chávez considera una amenaza. Y el detonante fue la revelación de Bogotá, el lunes, sobre el decomiso de cohetes antitanques a la guerrilla de las FARC, que un fabricante sueco había vendido a Venezuela en 1988.

Exportaciones colombianas son más altas que las venezolanas
El tema comercial, al que Chávez apeló en el pasado en medio de otras tensiones, es particularmente sensible para Colombia que tiene a Venezuela como segundo socio después de Estados Unidos, con un intercambio que en 2008 llegó a 7.200 millones de dólares, favorable en unos 6.000 millones a Bogotá. Entre enero y mayo último, las exportaciones colombianas totalizaron 2.246 millones de dólares, frente a 238 millones de ventas venezolanas.

"Sí nos preocupa el comercio, Venezuela es muy importante como socio al igual que Ecuador", admitió hoy el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata. Plata aludía a otro frente de tensión, Ecuador, tercer destino de las exportaciones de Colombia, que amenazó con retirarse de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), como ya lo hizo Caracas, si el organismo regional le obliga a cancelar un alza de aranceles a los productos colombianos.

Quito, aliado de Caracas, rompió relaciones diplomáticas con Bogotá en marzo de 2008, a raíz de un bombardeo de militares colombianos contra un campamento clandestino de las FARC en territorio ecuatoriano.

Plata recordó que el comercio con Venezuela creció en los últimos años pese a las divergencias y planteó que la crisis es propicia para pedir a Estados Unidos la aprobación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) negociado con Bogotá. El Congreso estadounidense se abstiene de ratificar ese acuerdo, alegando que Bogotá no hace lo suficiente para frenar los asesinatos de sindicalistas.

La Cámara Colombo-Venezolana reclamó "ponderación", indicando que el comercio no es "dádiva de unos o elemento de presión de otros". El intercambio "no puede ser instrumento de retaliación política", coincidió el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafourie, cuyo gremio exporta por el equivalene a unos 1.000 millones de dólares a Venezuela. Lafourie destacó que el comercio bilateral "creció casi" 600% desde que Chávez llegó al poder.

Su colega del gremio de partes para vehículos, Tulio Zuluaga, previó que la decisión de Chávez "afectará muchísimo" a ese sector, que exporta por 1.300 millones de dólares al año a Venezuela y en 2009 sólo ha vendido 150 millones y "ni un solo" automotor, pues Caracas incumplió un acuerdo para la importación de 10.000 unidades, frente a 50.000 de años pasados, indicó.

Aún no cierran fronteras entre ambos países
El vicepresidente de Venezuela Ramón Carrizález descartó hoy que "por ahora" se hayan dado instrucciones para cerrar la frontera con Colombia tras el anuncio de Chávez de "congelar" las relaciones diplomáticas. Tampoco se han dado instrucciones "para impedir el paso de mercancías", indicó el vicepresidente, quien advirtió que el Ejecutivo "evalúa todas las áreas, incluído el comercio".

Carrizález, quien ejerce además como ministro de Defensa, fustigó que el gobierno colombiano no haya usado los "canales" regulares para notificar la aprehensión de armas supuestamente venezolanas a la guerrilla de las FARC. "Si aparecieron unas granadas, cosa que nosotros dudamos porque estamos acostumbrados a las mentiras y manipulaciones del gobierno de Colombia, pero si aparecieron, creo que existen los canales como para notificarlo y avisarlo", señaló.