•   GUANACASTE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, advirtió hoy al gobierno de facto de Honduras que se quedará en el "ostracismo absoluto" si rechaza la restitución del presidente Manuel Zelaya en el poder. "O revierte el camino andado, anulando ciertos actos (...) o enfrenta el ostracismo absoluto", aseguró Arias, mediador en el conflicto, al inaugurar una Cumbre de presidentes de Centroamérica, México y Colombia, centrada en la crisis hondureña.

El mandatario costarricense, que propuso un plan de salida negociada, dijo que aumentará la presión, y que no se trata de "una amenaza" sino de "la reacción" internacional prevista en estos casos. "El pueblo hondureño necesita pan y agua. Y eso quiere decir, en la práctica, comercio exterior, producción interna estable, inversión extranjera y ayuda internacional. Ninguna de esas cosas existirá si no se reestablece el orden constitucional. Ignorarlo no es señal de heroísmo sino de ceguera", apuntó.

El "Acuerdo de San José" propuesto por Arias para solucionar la crisis incluye el retorno al poder de Zelaya, aunque todavía no ha recibido una respuesta oficial de parte del gobierno de facto de Roberto Micheletti. "El Acuerdo de San José sigue vivo (...) Ceder no es símbolo de debilidad", subrayó Arias, Premio Nobel de la Paz 1987 por su papel en la pacificación de Centroamérica.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, también asiste a la Cumbre de Tuxtla para "apoyar el acuerdo de San José". "Ojalá sigan todos los gobiernos aplicando" medidas de presión, aseveró Insulza, tras la decisión de su organización de suspender a Honduras el 5 de julio de la Carta Democrática.

Abordan crisis entre Colombia y Venezuela
Pero hasta la Cumbre de Tuxtla también ha llegado la crisis entre Colombia y Venezuela, cuyo presidente Hugo Chávez ha decidido "congelar" las relaciones diplomáticas y las importaciones con Colombia, porque Bogotá acusó a su gobierno de facilitar armas a la guerrilla de FARC. "Espero que los anuncios del presidente Chávez no se lleven a cabo y que, por el contrario, se entre por el camino del diálogo directo y la negociación", aseguró Insulza, quien se dijo dispuesto a "ofrecer nuestros buenos oficios si se nos pide".

La cita de Tuxtla reúne, además de a Arias, a los presidentes Alvaro Uribe (Colombia), Felipe Calderón (México), Alvaro Colom (Guatemala), Mauricio Funes (El Salvador) y Ricardo Martinelli (Panamá). El nicaragüense Daniel Ortega, crítico de la mediación de su colega costarricense, rechazó la invitación.

Los mandatarios también evalúan los avances de los proyectos conjuntos de desarrollo contemplados en el Mecanismo de Tuxtla, siendo el más avanzado la construcción de una red eléctrica y de telecomunicaciones que empezará a funcionar en 2010.