•   MANILA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de filipinos siguieron hoy el recorrido del féretro de Corazón Aquino, la ex presidenta de Filipinas que falleció a los 76 años después de sufrir por más de un año un cáncer en el colon. Aquino, quien fue líder de la revolución popular que derrocó al dictador Ferdinand Marcos y restauró la democracia en el país en 1986, recibirá un homenaje durante todo día en la Universidad Católica de Manila. "Celnuevoory" será enterrada junto a su marido, Benigno "Ninoy" Aquino, en una ceremonia privada el próximo miércoles, señaló la familia.

En el distrito financiero de Makati, Manila, se desplegaron pósters gigantescos de Aquino y los vecinos depositaban flores ante la casa familiar y se celebraban misas funerarias en iglesias católicas de todo el país. La presidenta Gloria Arroyo declaró diez días de luto para llorar la muerte de quien fue un "tesoro nacional". Arroyo, en una visita oficial a Estados Unidos, indicó que "Aquino lideró una revolución que restauró la democracia y el reino de la ley en nuestra nación en un tiempo de gran peligro".

La familia de Aquino anunció su muerte temprano. "Nuestra madre falleció apaciblemente a las 03:18 de esta mañana (hora local) de una paro cardiorrespiratorio", indicó el senador Benigno Aquino Jr, frente al centro médico Makati de Manila, donde su madre permanecía ingresada. "Ella quería agradecer a todos y cada uno de ustedes las oraciones, todo el amor y el apoyo permanente que le manifestaron", manifestó Aquino Jr.

Obama "profundamente entristecido"
El presidente estadounidense, Barack Obama, se mostró "profundamente entristecido" por la muerte de Aquino, indicó un comunicado difundido por el portavoz de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs. "Su coraje, determinación y liderazgo moral son una inspiración para todos nosotros y ejemplifican lo mejor de la nación filipina", agregó.

Corazón Cojuangco nació el 25 de enero de 1933 en Manila, y obtuvo un diploma de matemáticas y de francés en el College Mount Saint-Vincent de Nueva York. En 1954, año en que se casó con Benigno "Ninoy" Aquino, heredero de una gran familia y con grandes ambiciones políticas, regresó a Manila para estudiar derecho. Ella misma heredera de uno de los clanes más potentes de Filipinas, los Cojuangco, de origen chino, se convirtió en jefa de la familia en 1972 en momentos en que Ferdinand Marcos decretaba la ley marcial. Benigno Aquino fue encarcelado para impedirle acceder a la presidencia.

Siguieron ocho años de exilio que cambiaron a Benigno, pero sobre todo a Corazón, que tomó el poder el 25 de febrero de 1986, luego de varias jornadas de protestas populares, tras una victoria electoral de Marcos envuelta en acusaciones de fraude. Corazón Aquino ocupó la presidencia entre 1986 y 1992, liberó a todos los disidentes encarcelados por Marcos e inició conversaciones de paz con los grupos insurgentes.

Con el tiempo emergieron problemas en el seno de su coalición y Aquino sobrevivió a una serie de sangrientos golpes por las mismas fuerzas que se opusieron a Marcos. "Las cosas habrían sido más fáciles para mí si hubiera hecho lo que era popular en vez de lo que era doloroso pero mejor a largo plazo. Al fin y al cabo, a largo plazo, ya no estaría aquí para que se me echara la culpa", señaló Aquino una vez al reflexionar sobre su presidencia.

Hasta marzo del año pasado, cuando desapareció de la vida pública tras ser diagnosticada con un cáncer de colon, participó activamente en las protestas en la calle que denunciaron la corrupción del gobierno. También pidió en numerosas ocasiones la dimisión de Arroyo, una antigua protegida suya cuya presidencia de nueve años ha estado salpicada por los escándalos.