•  |
  •  |
  • AFP

El gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez sacó del aire a 34 emisoras de radio y televisión y advirtió a otras 200 de que también podrían perder sus licencias, en medio de un vivo debate en el cual se acusa a los medios de comunicación de "abusar" de la libertad de expresión. Las emisoras cerraron sus transmisiones esta mañana, al recibir una notificación formal de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, Conatel, y centenares de personas se concentraron alrededor de sus sedes en Caracas y otras ciudades del interior para manifestar su rechazo ante esta medida.

La medida, explicada por el director de Conatel, Diosdado Cabello, como una decisión administrativa, se produce al tiempo que se estudian nuevos proyectos legales para regular a los medios de comunicación mientras desde el gobierno se critica duramente el trabajo de la prensa privada.

Para Carlos Correa, director de la organización no gubernamental de defensa de la libertad de expresión Espacio Público, la intención de estas primeras medidas es "fracturar los circuitos de transmisión de alcance nacional de contenidos críticos e independientes". "Estamos asistiendo al mayor dispositivo restrictivo a la libertad de expresión que se haya visto en Venezuela, sin precedentes en la época democrática", expresó Correa, quien destacó que además de las acciones contra las emisoras de radio y televisión se ha propuesto una nueva ley contra los "delitos mediáticos", que contemplaría penas de prisión para los periodistas, y otras reformas legales que afectan el ejercicio del periodismo y el alcance de los medios.

Del primer grupo de emisoras que salieron del aire hoy, la más importante es el circuito CNB --con cinco radios en Caracas, Valencia, Maracaibo, San Cristóbal y Coro-- que mantenía una programación informativa y de espacios de opinión críticos con el gobierno del presidente Chávez. El ministro Cabello descartó que se trate de un acto de censura y explicó que las causas para retirar la frecuencia a estas emisoras son fallecimiento del titular de la concesión, renuncia, vencimiento de la licencia sin que haya habido proceso para su renovación, o porque se ha declarado improcedente una solicitud de cambio de titularidad.

Conatel realizó el mes pasado un censo de las emisoras de radio que funcionan en el país, para el que se solicitaba a las concesionarias que presentaran la documentación que avala la vigencia de su licencia. Según el organismo, 240 radios y 45 televisoras no acudieron a entregar la documentación requerida, y por ello deberán salir del aire. En Venezuela funcionan alrededor de 900 emisoras de radio, de las cuales cerca de 300 son comunitarias.

Para la ministra de Información y Comunicación, Blanca Eekhout, quien ha denunciado una "campaña mediática internacional contra la revolución venezolana", es necesario regular a los medios, "sobre todo cuando se maneja el espacio radioeléctrico que llega a la casa de todos, al que están expuestos niños y niñas". "Si no se puede sancionar el delito mediático estaremos completamente vulnerables", sostuvo. Pero el periodista Vladimir Villegas, ex director de la televisora estatal VTV, rechazó las medidas contra las emisoras y dijo que "hay que entender que se puede hacer una transformación social respetando la diversidad y sin acallar la crítica".

En 2007, el gobierno venezolano no renovó la concesión a la televisión privada de alcance nacional RCTV, muy crítica con la administración Chávez. Otra televisora privada crítica, Globovisión, ha sido directamente amenazada de cierre en estas semanas por las autoridades venezolanas.