•  |
  •  |
  • END

KABUL / AFP
Un militar francés y tres estadounidenses murieron en ataques rebeldes el sábado en Afganistán, donde sigue la violencia contra la campaña de las presidenciales del 20 de agosto, con un ataque a un responsable del campo del presidente Hamid Karzai en el que murió un guardia.

Estos actos de violencia aumentaron el temor por la seguridad de los comicios, contra los que los talibanes hicieron un llamado al boicot, y que se celebrarán en medio de ocho años de guerra entre los extremistas islamistas y las fuerzas militares afganas e internacionales.

Hombres armados, que el portavoz del gobierno provincial, Ismail Jahangir, identificó para la AFP como talibanes, abrieron fuego contra un responsable de campaña de Karzai, Fazil Ahmad, en la provincia central de Ghanzi.

Ahmad resultó ileso, pero en el ataque murió uno de sus guardias y resultaron heridas otras dos personas, incluido un candidato de las elecciones provinciales que tendrán lugar el mismo día que las presidenciales. Fue el último de una serie de ataques contra el proceso electoral en los que han muerto ya tres candidatos. A las elecciones provinciales se presentan más de 3,000 candidatos.

Uno de los principales rivales de Karzai, el ex ministro del Interior Abdulá Abdulá, lamentó el sábado el fracaso del gobierno en garantizar la seguridad de los comicios. Dos miembros de su campaña para las provinciales fueron asesinados en unos recientes ataques, y otros cuatro resultaron heridos, declaró a la prensa Abdulá.

Los talibanes llamaron esta semana al boicot de las presidenciales, las segundas en la historia de Afganistán, y ordenaron a sus militantes bloquear todas las carreteras antes del día de los comicios para impedir que la gente acuda a votar. Los talibanes exhortaron a los afganos a llevar a cabo una guerra santa “para liberar a su país de los invasores”, afirmaron los insurgentes.

Asimismo, el sábado murieron un soldado francés y tres estadounidenses, en ataques separados de los rebeldes, informó el ejército, después de que en julio fallecieran 75 militares, la cifra más alta desde 2001, según el sitio independiente www.icasualties.org website.

Soldados bajo fuego

Unos 230 soldados --franceses, estadounidenses y afganos-- se encontraron bajo fuego rebelde en la provincia de Kapisa, al noreste de Kabul, durante una operación de las tropas afganas, informó un comunicado del mando francés en Afganistán.

“Un soldado francés murió debido a sus heridas. (...) Los combates duraron una hora y media, y otros dos militares franceses resultaron heridos. Los insurgentes se retiraron al final”, explicó la nota.

Tres soldados estadounidenses de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad de la OTAN (ISAF) fallecieron en la explosión de una bomba, señaló la Alianza Atlántica. El portavoz militar estadounidense en Kabul, Brian Naranjo, dijo que los tres soldados murieron en la provincia de Kandahar, cuna del movimiento talibán, sin dar más detalles.

Estados Unidos tiene 62,000 hombres desplegados en Afganistán. Es el mayor contingente de las fuerzas internacionales que luchan contra la rebelión talibán. Más de 230 militares estadounidenses murieron en Afganistán en lo que va de año.

Miles de militares norteamericanos fueron desplegados en el país a principios de año para tratar de acabar con los feudos talibanes en el sur de Afganistán, y que se puedan celebrar las elecciones en esa zona.

El despliegue se inscribe en la nueva estrategia del presidente estadounidense, Barack Obama, para Afganistán, donde los talibanes luchan contra las fuerzas internacionales que les expulsaron del poder a finales de 2001.

Las autoridades afganas, por su parte, siguen reiterando que no hay una solución militar para un conflicto en el que murieron más de 1,000 civiles en los últimos seis meses.