•  |
  •  |
  • END

MARSELLA (AFP)
El crucero “Voyager of the seas”, en el que los 3,600 pasajeros y 1,500 miembros de la tripulación deben permanecer a bordo por orden de la prefectura de Bouches-du-Rhône (sur de Francia), llegó el sábado por la mañana al puerto de Marsella.

Según informó la prefectura el viernes, al menos 60 de los 1,500 miembros de tripulación estaban contagiados, al igual que cuatro pasajeros.

Sin embago, el sábado por la mañana, el subprefecto de Bouches-du-Rhône, Philippe Ramon, señaló que “67 personas con síntomas de gripe A (H1N1) y 66 otros estuvieron en contacto con ellas”. En total, 133 personas permanecen confinadas a bordo y tratadas con Tamiflu, añadió.

El crucero de la compañía Royal Caribbean, matriculado en Nassau (Bahamas), llegó sobre las 06H45 (04H45 GMT) a Marsella, proveniente de Villefranche-sur-Mer (Alpes-Marítimos).

Una decena de personas de personal sanitario y de fuerzas de seguridad, así como el subprefecto Philippe Ramon llegaron al muelle del terminal en el que atracó el barco y tres médicos se subieron a bordo para llevar a cabo una investigación epidemiológica. Se reunirán con el equipo médico a bordo y los enfermos.

“Tras los resultados de esa investigación, podrá tomarse una decisión sobre la autorización de desembarco de pasajeros”, indicó la víspera la prefectura de Bouches-du-Rhône. El anuncio de cuatro casos de gripe A (H1N1) entre los pasajeros llevó a las autoridades locales a suspender el desembarco en Marsella.

“Dadas ciertas imprecisiones sobre las informaciones que venían del barco, hemos decidido suspender todo desembarco”, precisó el sábado Ramon a la prensa.

Nadie puede desembarcar

“En función del diagnóstico, estaremos en medida de tomar una decisión. En cualquier caso, no autorizaremos al personal a desembarcar. Permanece de momento el interrogante sobre los pasajeros, pero no se ha tomado ninguna decisión”, añadió.

Proveniente de Nápoles (Italia), el barco hizo escala el viernes en Villefranche-sur-Mer. Durante esta escala, todos los miembros de la tripulación permanecieron a bordo y los pasajeros pudieron desembarcar, ninguno de ellos estaba enfermo.

En un primer momento, la prefectura de Bouches-du-Rhône había optado por la misma solución, pero cambió de opinión tras detectarse cuatro casos sospechosos entre los pasajeros. El crucero, que partió de Barcelona (España) el pasado domingo, efectuó un viaje por el Mediterráneo. Debería partir de Marsella el viernes por la noche y regresar a Barcelona el domingo.