• |
  • |
  • EFE

La situación humanitaria en Kenia se agrava por la existencia de unos 250.000 desplazados internos como consecuencia de los disturbios registrados en la última semana, y la ONU teme que afecte a otros países vecinos por ser Kenia un país clave en la distribución de ayuda.

Uno de los obstáculos que las agencias de la ONU han encontrado para atender a los desplazados es el movimiento de personas dentro y en torno a los principales focos de la violencia, Eldoret y Kericho, en el Valle del Rift, e incluso hasta ayer podían verse a convoyes de desplazados saliendo de la primera localidad.