•   SEUL  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex presidente estadounidense Bill Clinton logró hoy el perdón y la liberación de dos periodistas norteamericanas encarceladas en Corea del Norte, país al que pidió disculpas tras haberse reunido con el número uno de Pyongyang, Kim Jong-Il.

Corea del Norte afirmó que Clinton entregó a Kim un mensaje especial del presidente estadounidense, Barack Obama, durante su histórica visita a Pyongyang, que se produce en un clima de tensión con los países occidentales por los ensayos nucleares y de misiles norcoreanos. La Casa Blanca, sin embargo, se apresuró a negarlo.

Según la agencia estatal norcoreana (KCNA), Kim decidió perdonar a las periodistas Laura Ling y Euna Lee después de que Clinton "expresó palabras de sincera disculpa" por sus "actos hostiles". Después de que Kim decretó el perdón, Clinton "le transmitió amablemente un mensaje verbal del presidente estadounidense, Barack Obama, que expresaba su profundo agradecimiento por su acto y reflejaba sus puntos de vista sobre la mejora de las relaciones entre ambos países".

"La medida de liberar a las periodistas estadounidenses es una manifestación de la política humanitaria y amante de la paz" de Corea del Norte, añadió KCNA. La agencia precisó que entre las reuniones de Pyongyang -en las que se contó también con una cena en honor de Clinton- "se alcanzó un punto de vista de consenso en la búsqueda de un acuerdo negociado" respecto a "temas pendientes" que dividen a Washington del régimen comunista norcoreano.

KCNA añadió que la visita del ex mandatario "contribuirá a profundizar la comprensión entre Corea del Norte y Estados Unidos y a construir la confianza bilateral". La agencia no precisó cuando las mujeres serán liberadas pero apuntó que la visita de Clinton termina mañana.

Desde Estados Unidos, las familias de las dos periodistas se declararon "encantadas" con la liberación de las mujeres, que habían sido condenadas a 12 años de trabajos forzados, según un comunicado en su sitio web.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, por su parte, había señalado previamente sobre el mensaje de Obama transmitido por Clinton que "eso no es verdad". Gibbs se negó a hacer comentario y en un comunicado sólo afirmó: "no queremos poner en peligro el éxito de la misión del ex presidente Clinton".

Mujeres podrían regresar mañana a EU
El canal televisivo estadounidense ABC señaló que Clinton se había reunido con Ling, de 32 años, y Lee, de 36, en un encuentro "muy emotivo"; ABC precisó que ambas podrían volver mañana a Estados Unidos, algo que también corroboró la agencia surcoreana Yonhap.

Lee y Ling, que trabajan para la cadena de televisión californiana Current TV, fueron detenidas el 17 de marzo por haber cometido, según Pyongyang, "actos hostiles" e ingresado ilegalmente a territorio norcoreano. Un tribunal norcoreano las condenó a "12 años de reeducación por el trabajo", es decir, a trabajos forzados. Sus condenas envenenaron las ya difíciles relaciones de Pyongyang con Washington, sobre todo tras el ensayo atómico norcoreano de mayo, el segundo en tres años, sus numerosos ensayos de misiles y su decisión de abandonar las negociaciones a seis partes sobre su desnuclearización.

Cálida recepción de Clinton
Hoy, cuando Clinton llegó al aeropuerto de la capital norcoreana, fue recibido por dos altos responsables gubernamentales y una niña con un ramo de flores. El marido de la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha sido el político estadounidense de mayor nivel que visita Pyongyang desde la visita de la ex secretaria de Estado, Madeleine Albright, en 2000, precisamente durante la segunda presidencia de Bill Clinton (1997-2001).

Para los analistas, esta cálida recepción indica que Pyongyang quiere mejorar sus relaciones con su eterno enemigo, Washington. Para otros expertos como Cheong Seong-Chang, del Instituto Sejong de análisis político, Pyongyang también trata de reactivar las relaciones con Washington. "También usa la visita de Clinton para propaganda doméstica, dada la creciente preocupación por la salud de Kim", declaró Cheong, en referencia al presunto derrame cerebral sufrido en agosto de 2008 por el líder norcoreano, de 67 años.