•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La presión contra el gobierno de facto hondureño se intensificó hoy, con el presidente destituido Manuel Zelaya en México y la declaración de una segunda huelga de funcionarios en Honduras. En visita a México, donde el mandatario mexicano Felipe Calderón lo recibió con honores de jefe de Estado, dejando claro quién es el presidente de Honduras a ojos de la comunidad internacional, Zelaya aseguró que "revertir" el golpe de Estado que lo derrocó el 28 de junio es un "reto y un desafío" para ésta.

Tras pasar más de una semana en la frontera entre Nicaragua y Honduras, Zelaya aseguró estar dispuesto a firmar el plan propuesto por el presidente costarricense y mediador en la crisis hondureña, Oscar Arias. "Los puntos del plan Arias son parte de un proceso con el cual nosotros hemos coincidido", afirmó Zelaya, destacando en particular la amnistía. El plan contempla además de su restitución al poder y la creación de un gobierno de unidad nacional, la amnistía para los delitos políticos inherentes al golpe y el adelanto en un mes de las elecciones del 29 de noviembre.

Luz verde a amnistía
Felipe Calderón, que preside la secretaría pro témpore del Grupo de Río, también reiteró su apoyo total a las gestiones de Arias ya que constituyen "una base para alcanzar una solución pacífica" en Honduras.

En Tegucigalpa, la comisión creada en el Congreso para analizar el Acuerdo de San José, también dio ayer luz verde a la amnistía para los delitos políticos tanto de Zelaya -al que la justicia acusa de 18 delitos- como de otras personas ligadas al golpe, "en caso de que haya un acuerdo definitivo". No obstante, no menciona el retorno de Zelaya al poder, a lo que se oponen el presidente de facto Roberto Micheletti, así como sectores empresariales, políticos y sociales.

En los próximos días está previsto que el Consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA) decida si envía una misión de cancilleres a Tegucigalpa para tratar de ablandar las posiciones del gobierno golpista. "Entre mañana y el jueves anunciaremos alguna misión de nivel ministerial para concurrir a Honduras", señaló desde Montevideo el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Huelga indefinida en Honduras
En Honduras, 8.000 trabajadores sanitarios decretaron una huelga indefinida que se suma a la de la mayoría de los 50.000 profesores que se mantienen en huelga desde el día del golpe.

Radio Globo de Tegucigalpa, uno de los pocos medios hondureños críticos al gobierno de facto, denunció hoy que corre el riesgo de ser silenciada, pues ha sido acusada de "sedición" por parte de un auditor militar.

Por su parte, los militares desvelaron sus razones para ejecutar el golpe de Estado contra Zelaya, que ordenó la justicia y aprobó el Congreso. Se trató de "parar el plan expansionista de llevar al corazón de Estados Unidos un socialismo disfrazado de democracia", aseveró el comandante del Ejército, Miguel Angel García Padget, aludiendo al supuesto intento del presidente venezolano Hugo Chávez de expandir su Socialismo del Siglo XXI a todo el continente.