•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya denunció hoy en México que el golpe que lo derrocó en junio fue financiado por un grupo apoyado por "los halcones de Washington", pero deslindó al presidente Barack Obama, a quien volvió a pedirle acciones más duras contra el régimen de facto. "Hay un grupo financista en el golpe y apoyado por los halcones de Washington, no por el gobierno de Obama, sino por grupos de altísimos conservadores en Washington", afirmó Zelaya sin identificar a ese sector, tras recibir las llaves de la Ciudad de México que le entregó el alcalde izquierdista, Marcelo Ebrard.

Los integrantes de ese grupo conservador en Estados Unidos "hablan de democracia en el interior de Washington y para fuera promueven dictaduras o actividades casi terroristas, porque un golpe es una actividad terrorista", indicó.

Durante un acto en su apoyo, Zelaya reveló además que los militares que perpetraron el golpe el 28 de junio tenían la orden de matarlo, pero prefirieron sacarlo del país, al citar una conversación con el jefe castrense de su país.

Por segunda vez en menos de 24 horas, el mandatario depuesto reclamó hoy al gobierno de Estados Unidos que adopte medidas más enérgicas contra el régimen de facto de Roberto Micheletti en Honduras. "Estados Unidos ha tomado medidas, pero todavía faltan suficientes acciones para revertir el golpe en Honduras", indicó Zelaya, cuatro días antes de que Obama participe en México en una cumbre norteamericana junto a su colega anfitrión, Felipe Calderón, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Luego, en una intervención en el Senado mexicano, Zelaya expresó que Calderón tendrá un diálogo con Obama durante la cumbre en Guadalajara (oeste), al aludir a la posibilidad de que la situación de Honduras esté presente en ese encuentro trilateral. Estados Unidos reconoce como único gobierno de Honduras al de Zelaya y como medida de presión el departamento de Estado canceló la semana pasada las visas de varios integrantes del gobierno de facto.

En su discurso ante el Senado, la última actividad que desarrolló en México, Zelaya subrayó que América Latina no está dispuesta a perder la democracia, la cual, dijo, "hemos conquistado a sangre y fuego, y Estados Unidos tiene que entender eso". Tras su estadía de dos días en México, donde fue recibido con honores protocolares de Estado, Zelaya retorna hoy a Nicaragua para luego trasladarse a Brasil, donde se reunirá con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Con el reclamo a Estados Unidos y las visitas a México y Brasil, dos países de gran peso en América Latina, Zelaya busca reforzar su ofensiva a nivel internacional contra el régimen de facto, cuando la mediación encabezada por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, entra en una etapa definitoria.