•  |
  •  |
  • END

BURBANK / AFP

Dos periodistas estadounidenses indultadas por Corea del Norte de su condena por ingreso ilegal se encontraron ayer miércoles con sus familias en Estados Unidos, al término de una sorpresiva misión del ex presidente Bill Clinton a Pyongyang.

Llorando, la coreano-estadounidense Euna Lee, de 36 años, estrechó en sus brazos a su hija de 4 años al pie del avión que aterrizó a las 13H00 GMT en el aeropuerto de Burbank, cerca de Los Ángeles (California, oeste).

Muy emocionada también, su compañera Laura Ling, una chino-estadounidense de 32 años, abrazó a varios familiares ante un cartel que decía “Bienvenida a casa”.

Bill Clinton descendió luego por la escalera antes de darle una palmada en la espalda a quien fuera vicepresidente, Al Gore, uno de los fundadores de la cadena de televisión Current TV, para la que trabajaban ambas periodistas cuando fueron detenidas el 17 de marzo por haber atravesado ilegalmente la frontera entre Corea del Norte y China.

Ambas expresaron su “profunda gratitud” a Bill Clinton y a la “buena onda” de todo su equipo.

Ante cerca de 200 colegas que las esperaban en el aeropuerto, Laura Ling contó cómo temieron, durante su detención, ser “enviadas a un campo de trabajos forzados”.

“Cuando pasamos la puerta y estaba frente a nosotros el ex presidente Bill Clinton, tuvimos un shock, pero en ese instante supimos que la pesadilla de nuestra vida llegaba a su fin”, declaró, con la voz entrecortada.

Extraordinario trabajo de ex presidente

Por su parte, el presidente Barack Obama también elogió a Clinton, destacando su “extraordinario trabajo” y afirmando que el retorno de las dos periodistas era una “fuente de alegría para todo el país”.

Clinton efectuó el martes una visita sorpresiva a Corea del Norte y obtuvo la gracia para las dos periodistas, condenadas en junio a 12 años de trabajos forzados tras haber sido detenidas en marzo por haber cruzado ilegalmente la frontera con China.

El ex presidente informará de los detalles de su misión a la Administración Obama, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Según la agencia oficial norcoreana KCNA, Kim Jong-Il otorgó la gracia a las dos periodistas después de que Clinton presentara “excusas” por el comportamiento de ambas. Sin embargo, la versión fue desmentida por el ex presidente, que afirmó no haber presentado tales excusas.

La Casa Blanca calificó el viaje de Clinton de estrictamente privado.

La tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos volvió a subir tras un ensayo nuclear norcoreano el 25 de mayo y el disparo de dos nuevos misiles de corto alcance el 4 de julio.