•  |
  •  |
  • END

CARACAS /AFP
Las armas suecas incautadas en un campamento de la guerrilla colombiana FARC y propiedad de la Fuerza Armada de Venezuela fueron robadas en 1995 por los rebeldes en un ataque al puesto naval venezolano de Cararabo, informó ayer miércoles el presidente Hugo Chávez.

En una rueda de prensa, el mandatario venezolano mostró un acta de 1995 en la que se señala que la guerrilla se llevó del puesto de Cararabo (estado de Apure, fronterizo con Colombia) “todo lo que estaba en el parque: municiones, 18 fusiles automáticos livianos (...) y cinco lanzacohetes AT4”.

En el ataque a ese puesto murieron 14 infantes de marina que se encontraban en el lugar, de acuerdo con el acta que exhibió el mandatario.

Según Chávez, la denuncia de Colombia es una “sucia maniobra” en la cual ha caído también el gobierno de Suecia al pedir explicaciones, y sólo busca desviar la atención del acuerdo de Bogotá y Washington, mediante el cual Estados Unidos podría usar algunas bases en territorio colombiano.

Además, Chávez aseveró que su gobierno ya dio esas explicaciones a Colombia por las vías diplomáticas y sostuvo que se trata de armamento inservible.

Muestra cohetes encontrados en Colombia

La semana pasada, Chávez retiró al embajador en Bogotá y declaró que “congelaba” las relaciones con Colombia, a raíz de la denuncia de la incautación de las armas y el anuncio de un acuerdo para que Estados Unidos utilice bases militares colombianas, que consideró como una “agresión”.

El presidente venezolano exhibió también en el salón donde se realiza la rueda de prensa algunos lanzacohetes AT4 del mismo tipo que fueron encontrados en Colombia, para que los periodistas comprobasen que se trata de “un arma liviana, desechable, muy anticuada”.

Chávez sostuvo que la denuncia pública de la incautación de estas armas ha sido una “irresponsabilidad”, y criticó que pese a que el documento de Colombia “tiene fecha del 29 de octubre (de 2008), se lo entregaron a (el canciller) Nicolás (Maduro) en junio”.