•   BRASILIA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El consejero de Seguridad Nacional estadounidense, Jim Jones, defendió ayer miércoles el uso que su país hará de bases militares en Colombia, y afirmó que el acuerdo con los colombianos no esconde “nada secreto bajo la mesa”.

“Estados Unidos y Colombia mantienen una asociación desde hace tiempo” y esa relación se mantiene, afirmó Jones, y sostuvo que el acuerdo sobre el uso de las bases en Colombia implicará “pocos cambios”.

“No hay nada secreto bajo la mesa”, agregó el general estadounidense, quien dio explicaciones a las autoridades brasileñas sobre esas operaciones, sobre todo contra el narcotráfico.

Jones aseguró que Estados Unidos respeta “la soberanía territorial de cada país”, y que su gobierno está intentando relacionarse “de una manera nueva, abierta y transparente”, aunque reconoció que “en este asunto (de las bases) probablemente podríamos haberlo hecho mejor”.

También se dijo dispuesto a enviar un equipo a los países que lo quieran, “para asegurar que todos entienden” el acuerdo con Colombia.

Jones terminó ayer miércoles su visita a Brasil con una reunión con el canciller brasileño, Celso Amorim. El martes se reunió con el principal asesor internacional de la Presidencia, Marco Aurelio García, y con el ministro de Defensa, Nelson Jobim.

Resquicio de la “Guerra Fría”
Brasil insistió ante Jones en que “bases extranjeras en la región aparecen como un resquicio de Guerra Fría” y no ayudan a la distensión de Estados Unidos con Sudamérica, informó García.

El presidente colombiano Álvaro Uribe viajará el jueves a Brasilia para reunirse con su par Luiz Inácio Lula da Silva y explicar el tema de las bases.

Brasil y Chile cuestionaron la decisión de Colombia de permitir a Estados Unidos el uso de bases militares, que podrían llegar a ser siete, para operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo.