•  |
  •  |
  • END

MÉXICO/AFP

La violencia del narcotráfico y la irresuelta situación en Honduras tras el golpe de junio pasado emergen como temas centrales en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de América del Norte, mañana domingo y el lunes en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste).

La crisis económica que golpeó duro en una región que genera un Producto Interno Bruto global de 17 billones de dólares, similar a toda la Unión Europea, será otro de los temas medulares en los encuentros entre los presidentes de México, Felipe Calderón, de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

La guerra del narcotráfico en México, que ha dejado más de 10,000 muertos desde que Calderón asumió el poder a finales de 2006, la mayoría en la frontera con Estados Unidos, será motivo de análisis particular entre el presidente anfitrión y Obama.

La reunión bilateral que sostendrán el domingo Calderón y Obama “será una ocasión propicia para conversar sobre los avances en la cooperación bilateral en materia de seguridad y combate al crimen organizado”, dijo el jueves la canciller mexicana, Patricia Espinosa.

La colaboración en la lucha antidrogas se lleva a cabo sobre todo a través de la Iniciativa Mérida, pero pocos días antes de la visita de Obama un influyente senador estadounidense, Patrick Leahy, bloqueó el desembolso de una ayuda tras rechazar un informe sobre derechos humanos en México.

Ayuda lo más pronto posible

El Departamento de Estado dijo el jueves que quiere que México reciba la ayuda para la lucha antidrogas lo más rápido posible, por lo que prepara un informe “exhaustivo” sobre la situación en ese país para el Congreso estadounidense, luego de que Leahy bloqueara el trámite.

“La política en esta materia en México (seguridad y combate al crimen organizado) es congruente con el compromiso de proteger los derechos humanos”, aseguró Espinosa el jueves de su lado en un mensaje leído a la prensa.