•  |
  •  |
  • END

PACHUCA/AFP

Dos enfrentamientos entre policías y narcotraficantes dejaron el jueves 12 muertos en el estado mexicano de Hidalgo (centro), mientras que en el fronterizo distrito de Chihuahua (norte) fueron asesinadas 13 personas en la misma jornada, informaron ayer viernes las autoridades.

Tres policías y nueve sicarios murieron durante dos enfrentamientos registrados la noche del jueves en dos municipios aledaños a Pachuca, la capital de Hidalgo.

“Dos elementos de policía murieron en los hechos y uno más dejó de existir mientras era atendido en una clínica particular, donde a este instante se reportan tres más con heridas de gravedad”, dijo el viernes en rueda de prensa Donaciano Millán, coordinador de Seguridad Pública de Hidalgo.

“Ignoramos hasta el momento los nombres de los nueve (delincuentes) que murieron al enfrentarse con los policías, pero ya se está investigando”, añadió.

La policía montó la noche del jueves un operativo para dar con el paradero de dos agentes de la fiscalía federal, cuando detectó un convoy de tres camionetas con personas fuertemente armadas que transportaban tres kilogramos de cocaína y 1,291,000 pesos en efectivo (unos 99,300 dólares), explicó Millán.

En el Estado de Chihuahua, el más violento del país, fueron asesinadas 13 personas en diferentes hechos violentos relacionados con el narcotráfico, ocho de ellas en la convulsionada Ciudad Juárez.

En esa ciudad fronteriza con Estados Unidos se registraron 2,800 ejecuciones entre 2008 y 2009, pese a la presencia de 8,500 militares enviados por el gobierno federal.

El gobierno de México libra una lucha frontal contra los cárteles de la droga con el despliegue de 36,000 militares en todo el país desde 2006, aunque las disputas entre los grupos de la delincuencia organizada dejaron unas 9,600 muertes desde 2008, según cifras oficiales y de prensa.