•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON /AFP

Sonia Sotomayor hizo historia este sábado al convertirse en la primera estadounidense de origen hispano en jurar como miembro de la Suprema Corte de Justicia, y en apenas la tercera mujer en la máxima instancia judicial en 220 años.

Sotomayor pronunció el tradicional juramento durante una ceremonia este sábado -dos días después de que su nominación fuera aprobada por el Senado- en presencia de sus ocho compañeros de la Corte Suprema, donde participará en la próxima sesión, que comienza en setiembre.

Su candidatura, que fue anunciada a fines de mayo por el presidente Barack Obama, fue aprobada el jueves por el Senado estadounidense luego de una áspera discusión. Sotomayor reemplaza al juez moderado David Souter.

La nueva miembro de la Corte, una neoyorquina de 55 años y de padres puertorriqueños, prestó juramento con su mano izquierda sobre la Biblia que sostenía su madre, viuda, mientras su hermano menor sonreía a su lado.

“Felicitaciones y bienvenida a la Corte”, la saludó el juez John Roberts al estrechar su mano.

Sotomayor, hasta ahora jueza de la Corte de Apelaciones de Nueva York, reemplaza al saliente juez Souter, quien anunció su retiro en mayo tras 19 años en la Corte Suprema.

Obama, quien había nominado a Sotomayor, no estuvo presente en la ceremonia, pero dará una recepción en su honor en la Casa Blanca el miércoles.

En lo que fue considerada una simbólica señal de independencia, Sotomayor eligió que la ceremonia se realizara en la Suprema Corte y no en la Casa Blanca, como ocurrió con los dos últimos miembros de la Corte, ambos nominados por el ex presidente George W. Bush: Samuel Alito y John Roberts.

La nueva miembro de la Corte creció en el Bronx, un barrio de clase trabajadora de la ciudad de Nueva York. Brillante estudiante, accedió a universidades de elite, fue fiscal en Manhattan y abogada corporativa antes de convertirse en jueza federal por 17 años.

Divorciada y sin hijos, es la tercera mujer que accede la Corte Suprema, un cargo vitalicio, después de Ruth Bader Ginsburg, 76 años, y Sandra Day O’Connor, quien renunció en 2006. También es la primera mujer hispana que accede a un puesto tan influyente en Estados Unidos.

Los hispanos son la primera minoría estadounidense (15% de la población). La mayoría es de origen mexicano.

Sotomayor fue confirmada el jueves por 68 votos a favor y 31 votos en contra. Tras semanas de encarnizado debate, sólo 38 senadores republicanos votaron a su favor.

“Este es un día maravilloso para la jueza Sotomayor y su familia, pero creo que también es un día maravilloso para Estados Unidos”, dijo Obama poco después de que el Senado aprobara el nombramiento.

“Con esta votación histórica, el Senado ha afirmado que la jueza Sotomayor tiene el intelecto, temperamento, historial e independencia” necesarios para el cargo, añadió Obama ante la prensa.

El ingreso de Sotomayor a la Corte Suprema, no debería modificar el equilibrio actual de la mayor instancia judicial estadounidense: cuatro jueces conservadores, cuatro progresistas y un juez que vota tanto con unos como con otros, según el caso.