elnuevodiario.com.ni
  •   BOGOTA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La captura de once militares ecuatorianos en la frontera por parte del Ejército colombiano, entregados el domingo a sus superiores, evidencia la tensión entre Bogotá y Quito en momentos en que inicia la cumbre de Unasur sin la presencia del mandatario colombiano, Alvaro Uribe.

La cancillería colombiana anunció hoy que un oficial, un suboficial y nueve soldados del Ejército de Ecuador, fueron capturados al mediodía de ayer en territorio colombiano, en el limítrofe departamento de Putumayo. Sin embargo, horas después, Colombia entregó a los militares y Ecuador dio por superado el incidente.

"El día de ayer, 8 de agosto de 2009, a las 12 del día (17H00 GMT), en el sitio conocido como La Reforma, municipio de Puerto Leguízamo, departamento del Putumayo, el Ejército de Colombia capturó a un oficial, un suboficial y nueve soldados pertenecientes al Ejército ecuatoriano, a 300 metros de la frontera", indicó un comunicado. "De acuerdo con los convenios vigentes (...) se procederá a entregarlos hoy a la autoridad militar ecuatoriana, capitán Michael Cadena, Jefe de Personal del Batallón de Selva 55, en el Puente de San Miguel", añadió la cancillería tras declarar que los militares han sido tratados "con el mayor respeto".

Hacia este mediodía, los militares fueron devueltos a sus mandos en la fronteriza población de San Miguel, en el mismo departamento de Putumayo, según informó una alta fuente de las Fuerzas Militares de Colombia. "Se dio un proceso normal de entrega y, conforme a lo establecido en los protocolos acogidos por ambos países, entregamos a sus respectivos mandos a estos once militares ecuatorianos en medio de un clima de normalidad", precisó la fuente.

Mientras, en Quito, el ministro de Seguridad, Miguel Carvajal dijo que presentó "un problema administrativo, hablaron las autoridades de ambos países y hasta donde me informan los mandos militares el asunto está resuelto", señaló.

La noticia se conoció casi que de manera simultánea al momento que el canciller de Ecuador, Fander Falconí, advertía que el uso de bases militares colombianas por parte de Estados Unidos es un factor de desestabilización que podría desatar una carrera armamentista en la región. "Lamentablemente tenemos marcadas diferencias con Colombia. Mientras nosotros tratamos de construir una zona de paz e integración, ahí se está generando un convenio que implica un factor constante de preocupación, de alarma y de desestabilización regional", señaló Falconí a un diario ecuatoriano.

Hoy, los cancilleres de los países miembros de Unasur preparaban en Quito la declaración que suscribirán los mandatarios y que abordará la crisis mundial y la situación en Honduras, en tanto que buscan concretar una posición común frente al criticado pacto militar entre Colombia y EU.

Uribe concluyó la semana pasada una gira por siete países de Sudamérica para explicar el acuerdo militar con Estados Unidos, que generó preocupación principalmente en Venezuela y Ecuador pero también en Brasil, Argentina, Chile y Venezuela, entre otros gobiernos.

Ecuador mantiene suspendidas sus relaciones diplomáticas con Colombia luego del ataque, el 1º de marzo de 2008, del Ejército colombiano a un campamento de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) en territorio ecuatoriano, donde murió el número dos de ese grupo, Raúl Reyes.