elnuevodiario.com.ni
  •   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El dirigente de los Guardianes de la Revolución (Pasdaran), Yadwolá Javani, instó hoy a "juzgar y castigar" al ex presidente reformista Mohamad Jatami y a los dos candidatos de la oposición, Mir Hosein Musavi y Mehdi Karubi, por su papel en las protestas postelectorales, que sesgún Teherán dejaron 30 muertos. Según Javani, jefe del buró político del ejército ideológico del régimen iraní, en Irán hubo una conspiración destinada a llevar a cabo una "revolución de terciopelo" contra la República Islámica.

"¿Cuál es el papel de Jatami, Musavi y Karubi (...) en este golpe de Estado? Si son los instigadores, y es el caso, los responsables de la justicia y de la seguridad deberían detenerlos, juzgarlos y castigarlos para apagar los fuegos de este complot", afirma Javani en un artículo publicado en Sobhe Sadegh, el semanal del buró político de los Guardianes de la Revolución. Otro responsable militar también pidió medidas contra "los jefes del complot".

Jatami, Musavi y Karubi pidieron la anulación de los comicios de 12 de junio en los que fue reelecto el presidente ultraconservador Mahmud Ahmadinejad por considerarlos fraudulentos.

"Los ciudadanos, pero también los elementos vendidos a los extranjeros y los instigadores de este complot, esperan para ver cómo actuará el poder contra los dirigentes de este complot y los jefes del golpe de Estado", declaró, según la agencia oficial IRNA, el general Masud Jazayeri, subjefe de Estado mayor encargado de los temas culturales y de la propaganda. "Es evidente que el juicio de los principales instigadores de los disturbios recientes tendrá un papel determinante para neutralizar los eventuales complots en el futuro", añadió.

Jazayeri también pidió "más control sobre las embajadas", un día después del juicio de la joven francesa Clotilde Reiss y de dos empleados locales de las embajadas británica y francesa. Durante ese juicio, el iraní Hosein Rasam, analista político de la embajada de Gran Bretaña, fue acusado formalmente de espionaje.

Karubi y Musavi, que fueron derrotados en las elecciones, siguen reclamando la anulación de los comicios por fraude y la organización de nuevas elecciones. El miércoles, día en que Ahmadinajad prestó juramente para su nuevo mandato, Musavi afirmó que las detenciones de manifestantes no impedirían las protestas.

Antecesor de Ahmadinejad, el ex presidente reformista Jatami dijo el 2 de agosto luego de la primera audiencia del Tribunal Revolucionario en Teherán encargado de juzgar a los manifestantes, que el juicio era una "puesta en escena".

La victoria de Ahmadinejad provocó las mayores manifestaciones callejeras en Irán desde la revolución islámica de 1979, con unos 30 muertos según Teherán, cientos de heridos y alrededor de 2.000 detenidos, de los cuales 110 fueron llevados a juicio.