elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato reformista iraní, Mehdi Karubi, denunció hoy que mujeres y hombres detenidos en las manifestaciones postelectorales fueron violados en la cárcel, en tanto que las autoridades siguieron denunciando la injerencia occidental en asuntos internos del país.

"Una determinada cantidad de personas detenidas afirmaron que mujeres jóvenes habían sido salvajemente violadas", escribió Karubi en una carta. "También hombres jóvenes fueron salvajemente violados (...) y desde entonces sufren depresión y serios problemas psicológicos y físicos", agregó.

Esta carta fue enviada el 29 de julio al ex presidente iraní Akbar Hachemi Rafsanyani, que dirige el Consejo de Discernimiento de la Asamblea de Expertos, dos instituciones clave del régimen islámico iraní. Karubi dio un plazo de diez días para obtener una respuesta y aclaró que de lo contrario daría a conocer la misiva públicamente. La carta fue publicada en el sitio internet Etemad Melli, pero luego fue retirada.

Citado por la agencia Isna, el presidente del parlamento Ali Larijani declaró que la "veracidad" de las afirmaciones debería establecerse y agregó que espera las conclusiones de la comisión especial del parlamento, encargado de investigar sobre la situación de los detenidos y de las prisiones.

La oficina de Rafsandjani indicó que no dirigirá la oración colectiva de Teherán el viernes para "prevenir eventuales enfrentamientos", según un comunicado citado por Isna. En la oración de Teherán el 17 de julio, Rafsandjani había considerado que el poder perdió parcialmente la confianza de los iraníes y llamó a la liberación de los detenidos. Los partidarios de la oposición habían aprovechado la ocasión para lanzar consignas contra le gobierno y varios fueron detenidos.

En julio, el guía supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, ordenó el cierre del centro de detención de Teherán, Kahrizak, donde fueron detenidos responsables reformistas y manifestantes por no estar "conforme a las normas". Unas 2.000 personas fueron detenidas durante las manifestaciones que denunciaban fraude en la reelección de Ahmadinejad en los comicios del 12 de junio, en las que oficialmente murieron 30 personas. La mayoría fueron liberadas bajo fianza pero unas 200 siguen tras las rejas. El pasado sábado un tribunal revolucionario de Teherán comenzó a juzgar a unas 110 personas.

Denuncian "intervenciones" exteriores
El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Hasan Ghashghavi, denunció hoy las "intervenciones" exteriores en los asuntos internos, después de que países occidentales criticaran el juicio. Estimó que el juicio se desarrollaba de acuerdo "con las leyes internacionales" y consideró las reacciones occidentales eran "ilegales y sorprendentes" "Nos oponemos firmemente a cualquier tipo de intervención" extranjera, sostuvo.

Entre los acusados que comparecieron el sábado se encontraban la joven universitaria francesa Clotilde Reiss y dos empleados locales de la embajada de Gran Bretaña y de Francia, Hosein Rasam y Nazak Afshar. "Una mujer francesa que ha estado en Irán como profesora de idioma (...) participa en unas manifestaciones en Teherán (...). Esto no tiene nada que ver con la enseñanza. ¿Quería enseñarles el francés a los manifestantes?", expresó Ghashghavi, antes de añadir que había "enviado 1.000 correos electrónicos y fotografías" de las manifestaciones.

Clotilde Reiss, detenida el 1 de julio, admitió haber participado en las manifestaciones del 15 y del 17 de junio en Ispahan e indicó haber tomado fotografías y haber filmado imágenes. La liberación de la francesa es "objetivo prioritario" del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que multiplica "las intervenciones ante todos aquellos que pueden ejercer una influencia", indicó hoy la presidencia francesa.