AFP
  •   GUADALAJARA  |
  •  |
  •  |
  • END

El combate al narcotráfico y la gripe porcina, junto con la crisis en Honduras, dominaron ayer lunes la cumbre de Estados Unidos, México y Canadá, y el estadounidense Barack Obama insistió en que el depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya “debe regresar al poder”.

“Creemos que el presidente Zelaya fue retirado ilegalmente de su puesto, que hubo un golpe de estado y que debe regresar” al poder del que fue desalojado el 28 de junio pasado, dijo Obama en rueda de prensa conjunta con los líderes Felipe Calderón (México) y Stephen Harper (Canadá), al término de la cumbre que sesionó desde el domingo en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste).

La situación en Honduras se transformó en uno de los temas medulares que los tres gobernantes abordaron este lunes durante sus dos sesiones de trabajo, junto a la violencia del narcotráfico --en particular en la frontera de México con Estados Unidos-- la pandemia de gripe porcina y la migración.

Interrogado Obama sobre las afirmaciones de que Estados Unidos no ha hecho todo lo que puede en el caso de Honduras, afirmó que esas declaraciones provienen de “los mismos críticos que dicen que siempre estamos interviniendo y que los yanquis deben salir de América Latina”.

“Si estos críticos piensan que deberíamos repentinamente actuar de una manera que en cualquier otro contexto les pareció mal, eso indica que quizá hay cierta hipocresía en su enfoque de las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, y que ciertamente no va a guiar mi política”, subrayó Obama.

“Trabajaremos con la OEA (Organización de Estados Americanos) para encontrar una solución pacífica” en Honduras, añadió el mandatario estadounidense, al señalar una posición común con sus colegas de México y Canadá.

Zelaya ha acusado a Estados Unidos de actuar con “tibieza” hacia el gobierno de facto hondureño y denunció que al ser “la potencia más grande del mundo” podría “revertir este golpe en corto tiempo”.

El combate al narcotráfico

En el encuentro entre los líderes de los países que integran desde 1994 el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) se acordó además “combatir al crimen organizado transnacional”, aseguró Calderón al leer un comunicado conjunto al concluir la reunión.

El presidente mexicano subrayó que el combate a los cárteles de la droga requiere que “se frene el tráfico de armas y de dinero ilícito que fluye desde el norte al sur y que nutre y fortalece a organizaciones de la delincuencia organizada” en México.