•   ATENAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los incendios que han devastado los alrededores de Atenas quedaron apagados hoy, pero la polémica por los "errores" del gobierno en la gestión de la catástrofe sigue encendida en la prensa y los afectados. "Actualmente no hay ningún incendio en Grecia", declaró una portavoz de los apagafuegos. Los equipos de bomberos, no obstante, permanecen movilizados "para detener toda reanudación del fuego" en Ática, la región de Atenas donde los incendios devastaron desde el viernes más de 20.000 hectáreas de bosques y tierras agrícolas al nordeste de la capital, amenazando zonas habitadas.

Dos años después de los graves incendios del verano de 2007, que afectaron principalmente al Peloponeso y al sur de la isla de Eubea, causando 77 muertos, la prensa acusó al gobierno de incompetencia, de haber cometido "errores fatales" y de ignorar las lecciones del pasado. "No existe coartada para el increíble desastre de la región de Atenas", publicó el diario To Vima y criticó que al cuerpo de los bomberos le faltaba unos 3.000 efectivos. To Vima expuso en primera página una lista de diez incendios importantes desde 1981 de los que deberían haber aprendido los responsables griegos.

Los alcaldes de la decena de localidades afectadas por el fuego no cesaron de reclamar durante los incendios el apoyo de medios aéreos y criticando la tardía y mal coordinada actuación de los servicios de socorro. Pero un bombero respondió que no podían "hacer milagros". "No hemos vuelto a casa desde el viernes, nuestras familias están preocupadas", añadió en una radio, a la vez que pidió "a la gente que no nos insulte".

El diario Ethnos se burló de la portavoz gubernamental, Vanguelis Antonaron, por haber "responsabilizado a los pinos de los incendios". "Los pinos son bonitos árboles, pero en cierta manera son un factor agravante en la propagación de los incendios", declaró ayer la portavoz.

Grecia apoyada por medios de rescate internacionales
Más de 500 bomberos y medios aéreos enviados por Francia, Italia, Austria, Chipre y Turquía lucharon contra los incendios en la región de Atenas. Dos avionetas antiincendios enviadas por España también debían llegar ayer y Grecia rehusó una "oferta generosa" de Macedonia, indicaron las autoridades.

Esta noche, el gobierno anunció un vasto plan de compensaciones para las víctimas, los agricultores, las prefecturas y los municipios afectados. También prometió devolver los bosques a su estado inicial. "Allá donde había un bosque, habrá un bosque, sin excepción", aseguró Antonaros.

En un primer balance provisional para la región de Ática, el ministerio de Medio Ambiente y de Obras Públicas cifró ayer en unas 150 las viviendas dañadas. Equipos especiales iniciaron hoy el inventario exacto de los daños pero la prensa afirmó que numerosas casas y propiedades han sido totalmente destruidas por las llamas. Una "pequeña cantidad" de personas tuvo que ser realojada de forma provisional y dos personas resultaron heridas. Un piloto de un Canadair tuvo que ser rescatado en el mar cerca de Nea Makri tras un sufrir un problema con uno de sus flotadores, añadieron las autoridades.