elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Colombia acusó hoy a Venezuela ante la OEA por lo que consideró "planes de intervención" del presidente Hugo Chávez, mientras que el embajador venezolano aseguró que los jaloneos entre ambos países son producto de la "oligarquía" del país vecino. "Nuestros pueblos no quieren retórica sobre la pobreza sino hechos para disminuírla rápidamente. No esperan discursos de guerra sino hechos de paz", manifestó el embajador colombiano, Luis Alfonso Hoyos, ante sus colegas del Consejo Permanente de la OEA.

Los planes anunciados por Chávez el pasado domingo de querer entablar alianzas dentro de Colombia para difundir sus ideas políticas soliviantó al gobierno de Alvaro Uribe. Esos planes violentan la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), acusó el embajador colombiano.

"Este debate traído a la OEA es un elemento de distración sobre la reunión de Unasur (cumbre de líderes) que tendrá lugar en Bariloche el próximo viernes", respondió el venezolano Roy Chaderton. "El problema de la oligarquía colombiana es de una constante insolidaridad con la familia. La familia somos nosotros, los vecinos", añadió.

"Alertamos a la comunidad internacional: hay países que por infortunio parecen adictos a la guerra, países incapaces de resolver sus problemas", añadió el embajador venezolano, que aseguró que los conflictos en Colombia se prolongan desde hace 60 años, y que Venezuela ha sido el vecino más afectado. "Claro que Colombia ha sufrido mucho por la violencia. Damos la bienvenida a todos los acuerdos firmados en esta mesa" para luchar contra el narcotráfico y los grupos armados irregulares, contraatacó el embajador Hoyos.

"El primer productor de droga del mundo tiene nombre propio: las FARC", añadió. "Reiteramos al presidente Chávez que utilice sus talentos y capacidades para construir colectivamente", pidió el embajador colombiano. El debate entre ambos embajadores se produjo poco después de que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, informara al Consejo Permanente del fracaso de la misión junto a siete cancilleres en Honduras, para desbloquear la crisis provocada por el golpe de Estado.